Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Aftas bucales
Sólo las personas que alguna vez han sufrido la aparición de aftas bucales, más conocidas con el nombre de llagas o úlceras, saben el sufrimiento que pueden llegar a provocar. Se trata de una enfermedad bastante corriente, ya que entre el 40 y 60 por ciento de la población las ha padecido en un momento de su vida, siendo una dolencia más común entre las personas jóvenes y las mujeres. Aunque existen varias causas que explican por qué se producen las aftas bucales, se desconoce, por el momento, cuál es su origen exacto.

1. ¿Qué son las aftas bucales?  
2. Tipos de Aftas 
3. Causas 
4. Diagnóstico 
5. Tratamiento  
6. Consejos para prevenir la aparición de las aftas  
 
  1. ¿Qué son las aftas bucales?
 
Aparición. Las aftas pueden aparecer sobre cualquier superficie de la cavidad bucal.
Las aftas son pequeñas lesiones de diverso número y tamaño que aparecen sobre la mucosa bucal y que no se corresponden con cualquier otra patología estomatológica como herpes, calenturas, pénfigo (ampollas que salen sobre el labio), etc.

Las aftas pueden aparecer sobre cualquier superficie de la cavidad bucal o distribuidas por diferentes zonas como la lengua, la mucosa yugal, el paladar, el suelo bucal, el vestíbulo maxilar o el margen lingual mandibular.

Las aftas se producen a lo largo de tres estadios:

- En el primero de los tres, denominado "viscoso", aparece una pequeña ampolla (se trata de la elevación de la zona epitelial), lugar en el que aparece una vesícula amarillenta rodeada de un círculo rojizo, que al cabo de los días se vuelve opaco.

- El segundo estadio se conoce con el nombre de "ulceroso", pues es en éste en el que el epitelio se va ulcerando, produciendo al paciente una sensación de dolor, picor o quemazón. En algunos casos estos síntomas suelen ir acompañados de fiebre y malestar general. Este estadio, que dura cerca de una semana, puede producir molestias cuando la persona que padece aftas está en contacto con los alimentos o se cepilla los dientes.

- La última fase es la de cicatrización, en el que se produce la curación de la úlcera.


Volver al índice 

  2. Tipos de Aftas
 
Existe una gran variedad de aftas bucales. Las más frecuentes son las que se conocen como aftas menores, que aparecen como lesiones pequeñas del tamaño de un alfiler.

A éstas le siguen las aftas mayores, que como su nombre indica es una úlcera de mayor tamaño, generalmente entre los 0,5 y 1 cm.

La menos frecuente y, a la vez la más dolorosa para el paciente, es la Estomatitis aftosa recurrente, que se produce de manera reiterativa, apareciendo y desapareciendo con normalidad.


Volver al índice 

  3. Causas
 
Intolerancia. La intolerancia a ciertos alimentos juega un papel decisivo como posible causa, aunque no a todas las personas les afecta de igual forma, ya que para ello debe haber una predisposición genética.
Por el momento, no se conoce con exactitud el origen de las aftas bucales. Sin embargo, se sabe que existen situaciones que pueden provocar que se desarrolle un afta bucal:

- Una respuesta a la ingesta de determinados fármacos o analgésicos.

- Un golpe en la realización de acciones cotidianas como el cepillado de los dientes.

- Factores inmunológicos.

- Cambios hormonales, sobre todo en la mujer, tales como la menstruación.

- Situaciones de nerviosismo o estrés.

- El tabaco: Fumar produce en el paciente una disminución del sangrado de la zona, que a su vez origina una bajada del sistema inmunitario. Sin embargo, este factor por si solo no produce la aparición de las aftas bucales.

- La intolerancia a ciertos alimentos juega un papel decisivo como posible causa, aunque no a todas las personas les afecta de igual forma, ya que para ello debe haber una predisposición genética. Para que el experto diagnostique qué alimentos son perjudiciales para el paciente es necesario realizar una historia clínica a través de una analítica de sangre. Algunos de estos alimentos pueden ser la leche de vaca, el chocolate, los quesos, los crustáceos, los tomates, los cítricos (porque empeoran las aftas bucales) y las comidas condimentadas con picante.

- Otra posible causa relacionada con la alimentación en la aparición de esta patología es que se lleve una dieta baja en hierro y en vitaminas. El paciente debe tomar carnes rojas, pescados, legumbres o huevos para controlar una posible anemia o llevar una alimentación saludable a base de verduras, folatos y vitaminas.


Volver al índice 

  4. Diagnóstico
 
Diagnóstico. El diagnóstico se realizará mediante la exploración de las lesiones.
El diagnóstico se realizará mediante la exploración de las lesiones. Si la aparición de las aftas bucales se repite con bastante frecuencia o no se curan en el plazo de dos semanas, el especialista (dermatólogo, odontólogo y cirujano máximo facial) debe descartar otras enfermedades vesiculosas de la cavidad de la boca que comparten cuadros clínicos similares, mediante la realización de una biopsia de la zona.


Volver al índice 

  5. Tratamiento
 
Como la causa de la dolencia es desconocida, el tratamiento que se seguirá no es curativo, sino paliativo, para ayudar al paciente a sobrellevar el dolor que ocasiona las aftas bucales.

Cada tratamiento dependerá del individuo, del umbral de dolor que padezca y de la localización de las aftas. En los casos en los que el paciente no soporte los síntomas, se le recetará analgésicos, antiinflamatorios, pomadas o inyecciones con corticoides. En algunos casos, las aftas pueden sobre infectarse, por lo que se necesitan antibióticos o antisépticos bucales.


Volver al índice 

  6. Consejos para prevenir la aparición de las aftas
 
Para prevenir la aparición de las aftas, el paciente debe controlar su organismo y su estadio de salud, es decir, los factores psicológicos, inmunológicos, alimentarios, etc. De esta forma, los expertos dan una serie de pautas que palían el dolor y aceleran la recuperación del paciente:

- Se aconseja beber mucha agua o zumos que no sean muy ácidos.
- Hay que cuidar la higiene bucal.
- No se debe traumatizar la zona afectada a la hora de cepillarse la boca o masticar los alimentos.
- Procurar no ingerir alimentos que irriten las zonas afectadas.
- Se debe evitar el tabaquismo.
- Es recomendable evitar alimentos ácidos como los cítricos o comidas muy condimentadas.
- No se debe abusar del picante y no se debe ingerir los alimentos muy calientes.

Europa Press

Con la colaboración de Dra. Eva María Ramiro Martínez, Dr. Ángel Silmi y Dr. Pedro Atares
Odontólogos

Puleva Salud


Volver al índice 

 
 Última actualización: 10/09/2008 11:29


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas