Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Beneficios de las espinacas para la salud
Las espinacas son unas verduras con un elevado valor nutricional y carácter regulador, debido a su alto contenido en agua y riqueza en vitaminas y minerales. Sus hojas, de un color verde oscuro y brillantes, encierran un sabor agradable y ligeramente ácido que las hace muy útiles en la cocina, formando parte de numerosas recetas.

1. Propiedades de las espinacas 
2. ¿Quiénes deben tomarlas? 
3. Un consumo sano 
4. Su uso en la cocina 
5. ¿Qué debo saber para comprarlas? 
6. ¿Cómo las conservamos en casa? 
 
  1. Propiedades de las espinacas
 
Espinacas. Una verdura de estupendas propiededades para la salud.

Las espinacas son unas verduras con una gran riqueza en agua, pobres en grasa y proteínas, lo que las hace ser un alimento pobre energéticamente, por ello los especialistas en nutrición las recomiendan en dietas de adelgazamiento por ser muy útil para mantener la línea.

Esta verdura presenta propiedades laxantes, ya que es una buena fuente de fibra. No sólo colabora para prevenir o mejorar el estreñimiento sino que también interviene en la reducción de la colesterolemia y en la velocidad de paso de los azúcares a la sangre, por lo que las hace beneficiosas en caso de riesgo cardiovascular y diabetes.

Nuestro organismo transforma la provitamina A en vitamina A conforme el cuerpo lo necesita, por lo que las espinacas al ser fuente de provitamina A, sirven para mantener un buen estado del cabello, la piel, las mucosas, los huesos, la visión y un perfecto funcionamiento del sistema inmunológico.

Intervienen en la prevención de numerosas enfermedades, al ser portadoras de sustancias antioxidantes (Vitamina C, E, provitamina A), ya que bajos niveles de dichas sustancias constituyen un factor de riesgo cardiovascular, cáncer y enfermedades degenerativas.

El consumo de espinacas puede ser beneficioso en las personas que padecen problemas oculares, como la fotofobia, sequedad ocular o ceguera nocturna e incluso son protectoras frente al desarrollo de cataratas. Todo esto es posible por el aporte en provitamina A, luteína y zeaxantina.

Su alto contenido en folatos las hace muy aconsejables para mujeres embarazadas, ya que un déficit de esta vitamina en los primeros meses de embarazo provoca en el futuro bebé defectos del tubo neuronal (anencefalia, espina bífida).

Los niños también necesitan unos requerimientos en folatos altos, por lo que es aconsejable incluir las espinacas en su dieta.

Además de folatos, las espinacas son fuente de hierro, otros minerales y oligoelementos que favorecen la formación de glóbulos rojos. Por ello, su consumo está indicado en el tratamiento de anemias.

Poseen ácido oxálico, compuesto que presenta la capacidad de formar en el intestino complejos insolubles con calcio e hierro impidiendo su asimilación. Las personas propensas a formar cálculos en el riñón de oxalato calcio deben restringir el consumo de espinacas de su dieta.

Su bajo contenido en sodio y alto en potasio potencia su acción diurética, favoreciendo así la eliminación del exceso de líquidos del organismo. Esto las hace beneficiosas en casos de hipertensión, hiperuricemia y gota, cálculos renales (salvo de oxalato de calcio) y en caso de retención de líquidos.

La presencia de histamina puede provocar alergias y cefaleas en personas susceptibles, por lo que estas personas deben evitar el consumo de esta verdura.


Volver al índice 

  2. ¿Quiénes deben tomarlas?
 

Después de conocer todas las propiedades de las espinacas podemos deducir que interesa consumirlas a personas con:
- Enfermedades cardiovasculares.
- Hipertensión arterial.
- Colesterol.
- Anemia.
- Estreñimiento.
- Exceso de peso.
- Niños .
- Retención de líquidos.
- Cálculos renales.
- Hiperuricemia.
- Gota.
- Diabetes.
- Que siguen dietas de adelgazamiento.
- Problemas oculares: fotofobia sequedad ocular, ceguera nocturna ).


Volver al índice 

  3. Un consumo sano
 

Aunque se pueden adquirir todo el año, las mejores las encontramos en otoño y primavera.

La mejor forma de consumirlas es crudas ya que conservan todos sus nutrientes, en este caso es necesario limpiarla muy bien, con objeto de eliminar todos los restos de tierra y arenilla y las hojas poco frescas y dañadas.

Posteriormente debemos sujetar la hoja de la espinaca entre los dedos y estirarla del tallo para arrancar el nervio central. No debemos olvidar desechar las hojas dañadas.

Son verduras muy aptas para la congelación, conservando muy bien así sus propiedades originales y facilitando su cocinado.

Al vapor es la técnica culinaria que mejor conserva sus propiedades nutricionales. No se deben cocinar en exceso, para así evitar la perdida de vitaminas.


Volver al índice 

  4. Su uso en la cocina
 

Son un plato socorrido y ligero dada su fácil preparación. Forman parte de numerosos platos tanto de la cocina tradicional como de la más sofisticada.

Las espinacas son unas verduras que se pueden consumir tanto crudas como cocinadas. Se pueden hacer al vapor, hervidas, fritas, salteadas, etc.

Acompañan a platos de pasta, legumbres, arroz, carnes y pescados como el bacalao, o forman parte de tortillas, menestra, cremas, purés de verdura.

Están indicadas para los niños, que suelen ser reacios a comerlas. Trucos para hacerlas más apetecibles son: dárselas en forma de crema, en croquetas o crepes de espinacas y gambas, formar parte de pizzas y platos de pasta como la lasaña o los canelones.


Volver al índice 

  5. ¿Qué debo saber para comprarlas?
 

En el mercado las podemos encontrar: congeladas, en hoja y en planta. Cuando las compremos (hoja o en planta) debemos elegir aquellas espinacas que presenten un color verde intenso, uniforme y brillante. Sus hojas han de ser frescas, tiernas y crujientes, no presentar manchas ni rojizas ni amarillentas (que pueden aparecer por contaminación por hongos).

Debemos descartar las espinacas muy crecidas, ya que presentan sabor amargo y son menos tiernas.

La categoría de las envasadas se indica el color de la etiqueta. Así podemos diferenciar:

- Etiqueta verde - categoría I.

- Etiqueta amarilla - categoría II.


Volver al índice 

  6. ¿Cómo las conservamos en casa?
 

Las debemos guardar en una bolsa de plástico perforado en el interior del frigorífico (así aguantan hasta dos semanas).

Se conservan muy bien congeladas. Para ello debemos limpiarlas correctamente y escaldarlas, así las podemos mantener durante más de un año.

El escaldado: se debe poner agua a hervir con un poco de sal en una cazuela e introducir las espinacas dentro durante dos minutos. Posteriormente, las enjuagaremos con agua fría y escurriremos hasta eliminar los restos de agua. Esta técnica no cocina del todo, pero se elimina su fuerte sabor y se conserva mejor.


Volver al índice 

María del Carmen Moreu Burgos

Farmacéutica y Tecnóloga de los Alimentos. Diplomada en Nutrición.

Puleva Salud

 
 Última actualización: 29/07/2008 09:12


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas