Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Parto inducido
Lo normal es que el embarazo culmine con parto vaginal a su tiempo. Sin embargo, hay ocasiones en las que, por diferentes causas, el embarazo presenta complicaciones o el parto no llega en su momento. Es entonces cuando es necesario provocar o inducir el parto.

1. ¿Qué es el parto inducido? 
2. Características y fases 
3. Riesgos para la madre y el bebé 
4. Consejos 
 
  1. ¿Qué es el parto inducido?
 
Causas. Entre las fetales, se induce al parto cuando el embarazo se prolonga más de las 42 semanas habituales.
El parto inducido es el inicio del parto de forma artificial mediante la aplicación de un medicamento para finalizar la gestación cuando es necesario. Las causas que pueden llevar a inducirlo son, principalmente, motivos fetales o motivos maternos.

Entre los motivos fetales, se induce al parto cuando el embarazo se prolonga más de las 42 semanas habituales, lo que puede provocar un envejecimiento de la placenta y, por tanto, el feto no recibe los nutrientes ni el oxígeno necesario. A estos embarazos más largos se les conoce como gestación prolongada o postérmino.

Otra de las causas que pueden llevar a la inducción es que el bebé sea demasiado grande porque está hipermaduro. También se puede provocar porque el feto tenga una enfermedad grave y necesite tratamiento.

En cuanto a los motivos maternos, se inducirá al parto cuando la madre tenga una enfermedad crónica o aguda que implique un peligro para la salud de la madre o del feto. La hipertensión, la preeclampsia, la diabetes o problemas renales son algunas de ellas.

A estas dos causas se suma una tercera que se conoce como inducción electiva. En este caso se habla con la paciente para tener su permiso y se provoca el parto cuando convenga. Este tipo de inducciones se dan en casos de que la mujer viva lejos del hospital y no haya neonatólogos, por ejemplo. Igualmente, para provocar la inducción hay que explorar con anterioridad a la madre y comprobar que tiene el cuerpo y el cuello ya preparado para que el bebé pueda nacer sin complicaciones, es decir, ha de estar muy madura para garantizar que todo va ir bien.


Volver al índice 

  2. Características y fases
 
La inducción se puede hacer de dos maneras. La más conocida es el parto inducido por oxitocina. La oxitocina es una hormona que se encarga de estimular el parto y se administra mediante goteo. Con la oxitocina se inician o se aumentan las contracciones para dilatar el cuello del útero y mejorar así la exploración. Cuando se llega a la dilatación adecuada, se inyecta a la paciente la epidural y pasado un tiempo prudencial finaliza la dilatación, termina el expulsivo y pare.

También puede suceder que la mujer vaya con el cuello muy verde, es decir, que esté muy retrasado en la maduración. En estos casos es necesario aplicar un gel de prostoglandinas, un fármaco precursor de la oxitocina. Su función es modificar y ablandar el cuello uterino para después aplicar la oxitocina.


Volver al índice 

  3. Riesgos para la madre y el bebé
 
Excepciones. Hay ocasiones en las que sta contraindicada la inducción del parto.
La inducción es generalmente segura aunque también supone riesgos. Si el cuello sigue estando muy verde, a pesar de la oxitocina, aumentan las posibilidades de llevar a cabo una cesárea. En el caso de que un feto esté bien, si se le somete a una inducción muy larga y costosa se le puede producir estrés al niño. La obligación del médico, entonces, es valorar la gravedad de la causa que ha motivado la inducción con respecto a la gravedad que se puede producir por haber hecho esa inducción.

Igualmente, hay excepciones en las que no se debe aplicar el parto inducido. No debe hacerse en el caso de que el bebé tenga déficit de oxígeno y necesite nacer de inmediato, ya que al provocar las contracciones se le quita el poco oxigeno que tiene. Tampoco hay que aplicarla si la madre tiene cesáreas anteriores.


Volver al índice 

  4. Consejos
 
Existen varias creencias populares que aseguran que hay técnicas naturales para inducirse el parto una misma. Entre éstas se encuentran las relaciones sexuales, tomar picante o ciertas hierbas y remedios caseros. Sin embargo, no hay ninguna evidencia científica que demuestre su eficacia y, de hecho, no suelen ser nada eficaces.

Debe ser el médico quien recomiende a la madre la inducción sólo cuando considere que el riesgo, tanto para ella como para el bebé, es mayor que esperar a que empiece naturalmente.

Europa Press
Con la colaboración del Dr. Ángel Agüerón de la Cruz, Jefe de Obstetricia del hospital Gregorio Marañón de Madrid y del Dr. Antonio González, Jefe de Obstetricia del hospital La Paz de Madrid.
Puleva Salud


Volver al índice 

 



comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas