Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Receta para combatir la obesidad
Los cambios en la alimentación y en la actividad física diaria han provocado que nuestra sociedad sufra de un exceso de peso, que repercute en la salud física y psíquica de muchas personas. Para abordar esta "patología" los especialistas insisten en que la clave para prevenir se encuentra en una educación adecuada desde la primera infancia.

1. ¿El mundo es obeso? 
2. ¿Qué estamos haciendo mal? 
3. Pautas básicas para prevenir 
    3.1. Educación 
    3.2. Alimentación 
    3.3. Actividad física 
4. Recomendaciones para el día a día 
 
  1. ¿El mundo es obeso?
 
Obesos. España está entre los cinco países con mayor índice de obesidad y sobrepeso de Europa.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad y el sobrepeso han alcanzado caracteres de epidemia de ámbito mundial. Más de mil millones de personas adultas tiene sobrepeso y de ellas, al menos 300 millones, son obesas.

En España, los datos 2007 de la Sociedad Española del Estudio para la Obesidad (SEEDO), aseguran que un 15,5 por ciento de los adultos tiene obesidad y un 38 por ciento padece sobrepeso. Por tanto, sumando sobrepeso y obesidad, se puede afirmar que el 54 por ciento de la población española tiene exceso de peso.

Actualmente nuestro país se encuentra entre los cinco con mayor índice de obesidad y sobrepeso de Europa en adultos; pero si concretamos en la población infantil los datos son alarmantes, sobre todo en algunas franjas como de entre los 11 y los 17 años, donde encabezamos la lista.

Para comprender la situación, es interesante conocer qué entienden las sociedades médicas por obesidad y sobrepeso. Ambos términos se miden por el índice de masa corporal (IMC), resultado que se obtiene de la división del peso de la persona por la talla al cuadrado.

Si está por debajo de 18,5 se considera que el individuo es delgado, si se obtiene entre un 18,5 y 25, tiene un peso normal. Cuando el resultado asciende a entre 25 y 30 se habla de sobrepeso y superior a 30, estaríamos ante un caso de obesidad.


Volver al índice 

  2. ¿Qué estamos haciendo mal?
 
En la obesidad y el sobrepeso existe un componente genético que debe considerarse, pero los expertos aseguran que se trata de un 30 ó 40 por ciento del total. Lo más influyente son los factores ambientales que constituyen el 60 ó 70 por ciento.

De estos aspectos, los principales son el sedentarismo y la incorporación de hábitos alimenticios nada saludables como la comida basura. La dieta cada vez parece ser más desequilibrada y no es novedad que tanto mayores como niños dedicamos más tiempo al ocio sedentario.

Esta fórmula de mayor consumo de calorías y menor gasto energético ha sido el germen de una sociedad con exceso de peso y, con más problemas de salud, casi o todos ellos derivados de esta descompensación.

Concretamente en nuestro país, se ha presumido de la posesión de una dieta mediterránea que la mayoría de la población no sabe poner en práctica. Este hecho ha creado una falsa seguridad en que se lleva una alimentación idónea cuando la realidad es que cada vez tomamos menos grasas saludables y más comida precocinada.


Volver al índice 

  3. Pautas básicas para prevenir
 
Para mantener el peso adecuado es necesaria la combinación de una dieta variada y equilibrada y actividad física regular; sin olvidar que ambas variantes deben estar regidas por una educación sobre hábitos saludables y cuidados básicos.

3.1. Educación
La educación es la manera más eficaz de prevenir la aparición de la obesidad. Es importante que las familias tengan unas nociones básicas de la pirámide de los alimentos y sepan en qué cantidad y con qué frecuencia está recomendada su ingesta.

Conocer los nutrientes principales (hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales), en qué alimentos se encuentran, y su función para el organismo resulta de gran interés.

Los niños deben aprender estas nociones básicas desde la primera infancia, por eso en los programas contra la obesidad, como la Estratagia NAOS, se aconseja que instituciones, educadores y familiares colaboren.

3.2. Alimentación
Grasas. Juegan un papel importante en el control de la obesidad.

Cinco raciones de frutas y verduras, cereales y sus derivados, carne, pescado y lácteos forman parte de la base de la pirámide alimentaria y, por tanto, deben tomarse a diario. Sin embargo, otros alimentos como embutidos, dulces, productos precocinados... deben comerse sólo de vez en cuando.

Las grasas juegan un papel importante en el control de la obesidad. Se puede hablar de grasas buenas y grasas perjudiciales. Las aconsejables son las que se encuentran en el aceite de oliva y algunos frutos secos (monosaturadas) y las del pescado, sobre todo azul (poliinsaturadas omega 3). Por otro lado, se encuentran las saturadas que son de origen animal y que están relacionados con una mayor incidencia de colesterol. Todas estas grasas deben combinarse adecuadamente para mantener un equilibrio.


3.3. Actividad física
Juega un papel fundamental para establecer el equilibrio entre las calorías ingeridas y las gastadas, porque sólo de este modo, se puede conseguir un peso adecuado.

Se recomienda realizar ejercicio de manera regular al menos 30 minutos al día. Si se trata de personas jóvenes es aconsejable que realicen algún deporte con asiduidad.

La cuestión fundamental es aprender a comer y ser conscientes de que es necesaria una mínima actividad física diaria para mantener una la salud de nuestro organismo.


Volver al índice 

  4. Recomendaciones para el día a día
 
- Ningún alimento está prohibido pero es importante consumirlos de manera adecuada.

- Para cocinar es mejor hacerlo con métodos que no añadan demasiadas calorías a los alimentos como el horno, al vapor, a la parrilla, cocidos...

- En casa, los padres deben cambiar sus hábitos alimenticios para transmitirlos correctamente a los niños.

- Sustituye los refrescos en las comidas por agua.

- No abuses de las comidas preparadas y los platos precocinados porque se le suelen añadir grasas para mejorar su sabor.

- Elige carnes menos grasas como el pollo, el conejo, pavo, lomo de cerdo, solomillos.

- Modera el consumo de aperitivos y snack

- Aumenta el consumo de pescado.

- Limita el consumo de pastelería y bollería.

- No abuses de las bebidas azucaradas y edulcorantes.

- El estrés no es un buen aliado ya que puede influir aumentando el apetito e inhibiendo la saciedad.

Carmen Moreno Santiago

Con la colaboración del Dr. Basilio Moreno
Jefe de la Unidad de Obesidad del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y presidente de la Fundación para el Estudio de la Obesidad.

Puleva Salud


Volver al índice 

 
 Última actualización: 01/12/2008 10:55


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas