Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Quistes en los ovarios
El quiste en los ovarios es una enfermedad ginecológica frecuente que se produce en la mujer generalmente durante los años de fertilidad. En algunos casos, el quiste desaparece sin necesidad de tratamiento con el paso de los ciclos menstruales y en otros se trata de una patología benigna (no cancerosa) que precisa intervención quirúrgica porque su tamaño afecta al funcionamiento del ovario y produce dolor pélvico.

1. Los quistes en los ovarios y sus causas 
2. Síntomas  
3. ¿Cuándo es necesario acudir al médico? 
4. Diagnóstico 
5. Tratamiento 
6. Prevención 
 
  1. Los quistes en los ovarios y sus causas
 
Quistes. La mayoría son benignos y de pequeño tamaño, pero en otras ocasiones se debe descartar que no se trate de un tumor maligno.
Un quiste ovárico es una tumoración llena de líquido que se desarrolla en la superficie o dentro de un ovario. La mayoría de estos quistes son benignos y de pequeño tamaño, pero en otras ocasiones se debe descartar que no se trate de un tumor maligno (en este caso se hablaría de cáncer en los ovarios).

Los quistes en los ovarios pueden ser funcionales (no relacionados con una enfermedad) y se producen por el funcionamiento anómalo del ovario durante la ovulación. Todos los ovarios tienen una estructura conocida con el nombre de folículo que al romperse produce la ovulación de la mujer. A veces el ciclo ovárico se altera, produciendo cambios en los ciclos menstruales, con lo que el folículo no se rompe y se convierte en un quiste. Este tipo de quiste no necesita tratamiento ya que desaparece por sí solo en un período de tiempo de 8 a 12 semanas. Son benignos y son frecuentes durante los años de fertilidad de la mujer.

Otro tipo de quistes, menos frecuente, son los conocidos como orgánicos, aquellos que no son propios del funcionamiento ovárico y de los que se desconoce la causa de su aparición. En esta categoría se debería hablar de: 

- Quistes adenomas: son quistes benignos que pueden llegar a medir hasta treinta centímetros y su tratamiento precisa cirugía por el dolor que provocan.

- Los cistoadenomas: son tumores benignos que producen mucho dolor por el crecimiento del quiste que puede llegar a torsionar el ovario, siendo necesario la operación como tratamiento.

- Quistes epidermoides o teratomas: generalmente son benignos y sólo se curan a través de cirugía porque no existe un tratamiento para ello.

- La endometriosis: es un tipo de enfermedad de patología ginecológica que se asocia con la aparición de quistes. Se caracteriza por el crecimiento del tejido endometrial fuera del útero, en la cavidad pélvica o en los ovarios. Este tejido que se debe expulsar durante las menstruaciones cae a una cavidad, formando un quiste que produce dolor durante la regla de la mujer. El tratamiento de la endometriosis requiere cirugía, salvo aquellos quistes pequeños (menos de cinco centímetros) que se pueden tratar con anticonceptivos o recomendando a la paciente quedarse embarazada.


Volver al índice 

  2. Síntomas
 
En los primeros meses, un quiste en los ovarios puede ser asintomático. Cuando lo hace, los signos que evidencian su aparición son: 

- Alteraciones menstruales en la mujer como sangrados entre periodos, ausencia de regla o hemorragias fuertes.

- Dolor abdominal antes o después de reglar. 

- Cuando el quiste crece de tamaño, el ovario se puede torsionar produciendo dolor. El contenido del quiste hace que se produzca una irritación en el peritoneo, produciendo un dolor agudo pélvico.


Volver al índice 

  3. ¿Cuándo es necesario acudir al médico?
 
La mayoría de los quistes en los ovarios se diagnostican durante las revisiones ginecológicas, porque las pacientes no suelen presentar síntomas. Por ello, los ginecólogos aconsejan a las mujeres realizarse revisiones cada año para descartar la posibilidad de padecerlos. Aquellos que tienen un tamaño mayor y provocan dolor abdominal o pélvico requieren atención médica inmediata pues el dolor induce a pensar que la paciente tiene un quiste.


Volver al índice 

  4. Diagnóstico
 
El ginecólogo realizará una historia clínica con los síntomas que presenta la pacienta y le practicará un examen pélvico y de los ovarios a través de una ecografía transvaginal.

Este método está mejor valorado que un ultrasonido pélvico porque al estar más cerca de los ovarios permite al especialista examinar todos los órganos reproductores femeninos como el útero, el cuello uterino, la vagina y los ovarios. Con esta prueba se podrá determinar el tipo y el tamaño del quiste.

Sólo en los casos en los que el ginecólogo sospeche que el quiste puede ser maligno se practican otras pruebas: 

- Marcadores tumorales: sustancias que se encuentran en el cuerpo cuando hay presencia de cáncer. Por lo general se encuentran en la sangre o la orina y se ven a través de unos análisis.

- TAC o escáner.


Volver al índice 

  5. Tratamiento
 
Antes existía la tendencia a prescribir pastillas anticonceptivas para ayudar a establecer ciclos normales y disminuir el desarrollo de los quistes funcionales.
El tratamiento depende del tamaño, del tipo de quiste y de los síntomas. Si se presenta un quiste funcional no se necesita ningún tratamiento ya que se ha comprobado que estos desaparecen por sí solos con el paso de los ciclos menstruales.

Antes existía la tendencia a prescribir pastillas anticonceptivas para ayudar a establecer ciclos normales y disminuir el desarrollo de los quistes funcionales. No obstante, se ha comprobado que no es necesario ya que estos desaparecen igualmente sin tratamiento.

En aquellos casos en los que el quiste crece por encima de los treinta centímetros produce dolor pélvico y no desaparecen con los ciclos menstruales, por lo que se requiere intervención quirúrgica. Esta se puede realizar mediante dos vías:

- A través de una laparoscopia: consiste en realizar una inserción debajo del ombligo para introducir una cámara y a través de dos o tres inserciones más se realiza la operación.

- Mediante cirugía abierta para aquellos casos en los que el quiste sea muy grande y ocupe parte del ovario.


Volver al índice 

  6. Prevención
 
Debido a que los quistes en los ovarios son una enfermedad frecuente, de la que no se conoce la causa, los ginecólogos no suelen mandar un tratamiento preventivo porque no existe. Tan sólo recomiendan que las mujeres se realicen una revisión ginecológica cada año, porque la mitad de estos se diagnostican en las revisiones rutinarias y no presenta una sintomatología precisa.

Europa Press

Con la colaboración del Dr. Javier de Santiago, Ginecólogo del Hospital de La Paz (Madrid) y del Dr. Pluvio Coronado, Ginecólogo del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).

Puleva Salud


Volver al índice 

 



comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas