Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Malos hábitos en los niños
Los niños acostumbran a desarrollar una serie de hábitos y manías que en ocasiones continúan hasta la edad adulta. Estos hábitos son de muy diversa índole, a veces son manifestaciones de un estado de estrés o ansiedad, como el caso del niño que se muerde las uñas, otras veces denota una educación inadecuada, como el niño que dice palabrotas y a veces pueden ser manifestaciones de otros problemas: de tipo físico, de inseguridad, etc. Veamos por qué se producen estos malos hábitos y cómo podemos corregirlos.

1. Cómo se adquiere un mal hábito 
2. Cómo corregir un mal hábito 
3. Los malos hábitos más comunes 
 
  1. Cómo se adquiere un mal hábito
 

La mayoría de estos hábitos o manías desaparecen con el tiempo, pero otros persisten y llegan a ser un verdadero problema.

Por un lado, porque se puede transformar en un comportamiento obsesivo y pueden influir en las relaciones sociales del pequeño, y por otro lado, porque estos malos hábitos pueden ser la manifestación de algún problema físico o psicológico.

Por ello, los padres deben observar cuando sus hijos realizan repetidas veces malos hábitos como chuparse el dedo, hurgarse la nariz, morderse las uñas o enrollarse el pelo, indagar porqué se producen estos hábitos e intentar darle una solución temprana antes de que estas manías se conviertan en crónicas.

Los niños actúan frecuentemente por imitación, imitan a sus padres y a los demás adultos y éste es con frecuencia el entorno que crea esos malos hábitos, siendo éste el caso de los niños que dicen palabrotas constantemente.


Volver al índice 

  2. Cómo corregir un mal hábito
 

La mayoría de los hábitos se pueden corregir, para ello, es muy importante ser constantes y saber explicar con claridad a nuestro hijo como queremos que se comporte.

Así por ejemplo, decirle claramente que no nos gusta que diga palabrotas o explicarle que meterse el dedo en la nariz no está bien, y que además es un acto de mala educación y le puede hacer daño.

No debemos ignorar estos comportamientos, ya que, aunque muchos de éstos desaparecen con el paso del tiempo, hay algunos de estos hábitos que arraigan en la persona y continúan en la edad adulta.

No obstante no debemos dramatizar. Regañarles en exceso o castigarles por estos actos es casi siempre contraproducente, los niños suelen tomar una actitud defensiva y en la mayoría de las ocasiones estas manías aumentarán y se repetirán constantemente cuando los padres no estén presentes.

Lo ideal es corregirles de una manera positiva y didáctica, explicándoles lo inconveniente de estos hábitos y animándoles y recompensándoles cuando muestren una mejoría en su comportamiento.


Volver al índice 

  3. Los malos hábitos más comunes
 

Chuparse el dedo: Es un reflejo primario muy corriente en los niños de corta edad, los niños lo hacen porque les relaja y les resulta placentero. Cuando este hábito se perpetúa en el tiempo puede llegar a ser perjudicial, porque pueden ser ridiculizados por sus compañeros y volverlos más tímidos y retraídos y también pueden favorecer la aparición de problemas dentales.

Para quitar esta costumbre, podemos sustituirla los primeros días por hábitos menos dañinos como dejar que el niño duerma con algún juguete o muñeco.

Morderse las uñas: Esta manía expresa a menudo un estado de nerviosismo o ansiedad. En algunos casos pueden llegar a estropearse gravemente las uñas y a hacerse sangre. Esta manía se perpetúa hasta la edad adulta en muchas ocasiones, especialmente en los varones.

Poner en los dedos alguna sustancia que tenga un sabor amargo o desagradable para el niño puede servir para que comience a abandonar este hábito, pero es imprescindible que el niño esté de acuerdo con ello.

Hurgarse la nariz: Esta costumbre no es exclusiva de los niños, muchos mayores también lo hacen, la diferencia es que los niños pequeños lo hacen en público sin ningún rubor. Hurgarse frecuentemente la nariz, además de no ser precisamente muy estético, puede producir hemorragias nasales.

Es conveniente explicar al niño lo inconveniente de esta costumbre y enseñarle a utilizar el pañuelo.

Decir palabrotas: Esta mala costumbre la suele desarrollar los niños por imitación, debemos ante todo evitar el decir estas palabras en su presencia y mostrar firmeza y desagrado cuando él las utilice.


Volver al índice 

Dª. Trinidad Aparicio Pérez

Psicóloga. Especialista en infancia y adolescencia.

Granada.

 
 Última actualización: 19/08/2009 12:28


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas