Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
El control de las preocupaciones
Todo el mundo nos preocupamos con más o menos frecuencia, el problema surge cuando esto se convierte en una constante en nuestra vida o cuando tendemos a adelantarnos a los acontecimientos. Preocuparse no soluciona los problemas, tan solo genera estrés y ansiedad. Veamos a continuación por qué nos preocupamos, cuáles son las consecuencias de la falta de control sobre las preocupaciones, las diferentes actitudes ante las mismas y qué podemos hacer.

1. ¿Por qué nos preocupamos? 
2. Consecuencias de la falta de control 
3. Diferentes actitudes 
4. ¿Qué hacer? 
 
  1. ¿Por qué nos preocupamos?
 
La tendencia a preocuparse sin motivo provoca una ansiedad que afecta nuestro rendimiento y a nuestras relaciones.

Cuando nos preocupamos, tratamos de adelantar en nuestros pensamientos aquello que tememos que nos pueda suceder, creyendo de esta forma que podemos intervenir y que de alguna manera podremos evitarlo.

En definitiva, a través de la preocupación creemos que en parte podemos controlar los acontecimientos y circunstancias de nuestra vida, nos creemos que estamos haciendo algo para solucionar lo que nos inquieta, cuando realmente sólo conseguimos ponernos más nerviosos.

Algunas personas, tienen una tendencia a estar constantemente preocupadas, bien porque así lo han vivido y aprendido de sus progenitores o bien porque forma parte de su carácter, personas temerosas que necesitan tenerlo todo controlado, pero que sobre todo, viven con miedo a lo que les pueda suceder.


Volver al índice 

  2. Consecuencias de la falta de control
 

Ante la falta de control de las preocupaciones, las personas empiezan a sufrir estrés y ansiedad. No pueden controlar sus pensamientos, se bloquean y eso les crea tensiones y mal humor, afectándole no sólo a su estado de ánimo sino también a su rendimiento profesional y a sus relaciones personales y sociales.

La mayoría de las veces, las preocupaciones están justificadas y es lógico preocuparse por un problema que está sucediendo o que realmente va a suceder. Pero, otras veces, nos adelantamos a los acontecimientos y nos angustiamos por hechos o cosas que lo más probable es que no sucedan.

Hemos de tener en cuenta, que las preocupaciones no van a solucionar nuestros problemas, preocuparse en exceso no conduce a nada, es algo inútil. Por ello, es muy importante romper esta tendencia a preocuparse por cualquier cosa y aprender a controlar estos pensamientos y sentimientos.


Volver al índice 

  3. Diferentes actitudes
 

Actitud derrotista. Si pensamos que aquello que nos preocupa no tiene solución o que vamos a fracasar en el intento de solucionarlo, estamos reduciendo las posibilidades que tenemos de arreglarlo debido a nuestra actitud negativa y derrotista.

Actitud positiva. Cuando pensamos que todo va a salir bien, nos sentimos confiados, seguro de nosotros mismos y, por tanto, convencidos de que hay solución a nuestros problemas. Esta actitud es garantía de un resultado exitoso y favorable a nuestros deseos, pues nos predispone a la lucha, a mantener una actitud activa y a no dejarnos llevar por el desánimo.

Buscar soluciones. La mejor actitud ante las preocupaciones es buscar si aquello que nos preocupa tiene o no solución. Si la tuviese hemos de actuar activamente, buscando la mejor solución y si, por el contrario, estamos preocupados por algo inevitable que no se puede solucionar, entonces debemos asumirlo cuanto antes y no atormentarnos pensando constantemente en ello.

Evitar anticiparnos. En ocasiones, nos preocupamos por hechos que pensamos que pueden ocurrir, pero que sin embargo no están sucediendo. Nos adelantamos a los hechos y sufrimos como si realmente estuviese sucediendo cuando lo más probable es que nunca llegue a ocurrir. Ante estas circunstancias, la mejor actitud es huir de estos pensamientos y ocupar rápidamente nuestra mente en otros menesteres.


Volver al índice 

  4. ¿Qué hacer?
 

Lo mejor es evitar preocuparse por un futuro que puede o no suceder. Hay personas que con frecuencia tienen pensamientos negativos sobre lo que les podría ocurrir como una enfermedad, un accidente, quedarse en paro, etc. Estos pensamientos, sólo conseguirán alterarlos y provocarles cierta ansiedad, incluso hay quien puede llegar a obsesionarse hasta tal punto que empiece a desestabilizarse emocionalmente.

Es importante para controlar las preocupaciones saber controlar nuestras emociones, para que nuestros pensamientos y sentimientos no nos afecten negativamente y nuestra mente no esté constantemente ocupada en algo inútil.

Cuando las preocupaciones nos invadan debemos mantener la mente ocupada para no dar rienda suelta a la imaginación y no permitir esos pensamientos. Mantener la mente ocupada en nuestras obligaciones, es decir realizando nuestro trabajo, atendiendo a nuestra familia, a nuestros amigos o estando ocupados en otras cosas u obligarnos a realizar actividades que nos mantengan alejados de esas preocupaciones. Cuanto más ociosos o desocupados estemos más tiempo estaremos dándole vueltas a lo mismo.


Volver al índice 

Dª. Trinidad Aparicio Pérez

Psicóloga. Especialista en infancia y adolescencia.

Granada.

 



comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Comparte tu experiencia sin lactosa
Avalado por las principales sociedades médicas