Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Cuidados para evitar la cistitis
Te duele el bajo vientre, tienes unas ganas tremendas de ir al baño con urgencia y con mayor frecuencia de lo que acostumbras y cuando orinas el escozor es insoportable. Tu médico te ha dicho que padeces cistitis, pero ¿cistitis? Si estamos en invierno. Son muchas las ideas erróneas que tenemos a cerca de esta infección urinaria. Aprende a cuidarte para prevenirla.

1. ¿Qué es?  
2. Etapas de riesgo 
3. Desmontando mitos 
4. Claves para prevenir 
 
  1. ¿Qué es?
 
Hay etapas como el embarazo o la menopausia que predisponen a tener problemas de cistitis.
La cistitis
La cistitis es una infección urinaria causada por una bacteria llamada Escherichia Coli que habita de manera natural en las heces y en el ano, pero que por diversos motivos como el uso de compresas, de ropa interior ajustada, de tangas... acaba en el periné (zona que rodea el ano) y puede introducirse en la vulva y la uretra que es el tubo que comunica la vejiga con el exterior y le permite evacuar la orina.

Como consecuencia de esta colonización de gérmenes, se produce una inflamación de la vejiga que se traduce en los principales síntomas de la cistitis: dolor en el bajo vientre, necesidad urgente de ir a orinar, escape de la orina, escozor al orinar, necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual pero expulsando muy poco cantidad cada vez e, incluso, décimas de temperatura, sangre en la orina y malestar general.

Es una enfermedad que puede afectar a hombres y mujeres, pero las mujeres tienen mayor riesgo por una cuestión meramente anatómica: la uretra de la mujer adulta mide 4 centímetros y la del hombre 20 centímetros, por lo que la uretra masculina se encuentra mucho más lejos del ano que en el caso femenino, en la que ambos orificios están cerca.

Según los especialistas, alrededor del 40 por ciento de las españolas sufre infecciones urinarias al menos una vez en su vida. Suele suceder con más frecuencia en las jóvenes, pero existe riesgo a cualquier edad. Conocer el motivo y algunos consejos prácticos puede ayudar a evitar sus molestias.


Volver al índice 

  2. Etapas de riesgo
 
La cistitis puede aparecer en cualquier momento, y se sabe que es más común en las mujeres jóvenes, pero hay etapas como el embarazo o la menopausia que predispone a tener problemas de cistitis. También aquellas mujeres diabéticas cuya enfermedad no esté controlada son más proclives.

En ambos casos, esta susceptibilidad está relacionada con los cambios hormonales(bajada del nivel de estrógenos) y anatómicos. Durante la gestación, el crecimiento del útero a medida que van pasando los meses provoca un empuje de la vejiga y dificulta su vaciado natural, causando con frecuencia una necesidad urgente de orinar. Además, los riñones de las embarazadas se ven forzados a trabajar más porque el volumen que tienen que filtrar es mayor.

Es muy importante que la embarazada se proteja frente a infecciones de orina porque tiene consecuencias graves para la madre y para su futuro hijo. El mayor riesgo es el de parto prematuro. Es por eso que los obstetras hacen controles de orina durante embarazo.

En la menopausia disminuye el nivel de estrógenos (hormonas sexuales femeninas) lo que conlleva a ciertos cambios en el territorio genital: la uretra y la vagina se vuelven menos flexibles y los epitelios que las recubren se encuentran más secos, lo que hará más frecuenta la colonización de gérmenes y las infecciones urinarias.

Además también cambia el pH ácido habitual de la vagina y se vuelve más alcalino perdiendo, de este modo, un mecanismo de defensa natural contra las infecciones.

La incontinencia urinaria es otro factor asociado al embarazo y a la menopausia que favorecen la cistitis. El tener varios embarazos y la propia edad debilitan la musculatura del periné y los músculos de suelo pélvico, siendo así más frecuentes los escapes de orina.

La incontinencia está relacionada con la cistitis por dos motivos: porque el mal funcionamiento de los músculos del suelo pélvico impiden una evacuación correcta de la orina y porque la mujer que tiene escapes suele emplear compresas que favorecen la colonización de bacterias.


Volver al índice 

  3. Desmontando mitos
 
- No es una enfermedad venérea, es decir, no se contagia a través de las relaciones sexuales como suele pensarse. Pero sí que está relacionada con el sexo, porque el coito supone una maniobra de fricción que favorece la penetración de gérmenes en la uretra, al igual que ocurre con la ropa ajustada o malos hábitos higiénicos a la hora de limpiarse después de defecar.

- La postura durante el sexo o el tamaño del pene no influyen.

- Muchas personas creen que la cistitis está relacionada con un enfriamiento, pero nada más lejos de la realidad.

- No tiene que ver con orinar en un baño público.

- Existe mayor riesgo de padecer cistitis cuando existe contacto sexual intenso después de una larga temporada sin practicarlo.


Volver al índice 

  4. Claves para prevenir
 
- La higiene debe ser adecuada pero tampoco hay que excederse. Con la higiene corporal diaria es suficiente. Un exceso interfiere en los mecanismos naturales que protegen la vejiga de cistitis.

- La limpieza de la zona después de defecar siempre debe ser de delante hacia atrás. Y nunca al contrario. Incluso, los ginecólogos, aconsejan utilizar un trozo de papel distinto para cada zona.

- Evita el empleo de ropa interior muy ajustada porque el roce en la región perineal (alrededor del ano) puede favorecer el arrastre de bacterias a la uretra. Lo mismo ocurre con las compresas o protegeslip.

- Orinar antes e inmediatamente después de mantener relaciones sexuales. De este modo, la orina empujará las bacterias fuera de la vejiga y de la uretra, evitando que accedan a la vejiga.

- No utilices el bidé para tu higiene íntima, ya que también favorece el arrastre de las bacterias del ano a la uretra y la aplicación del jabón o gel sobre la región genital elimina el manto graso normal de la piel, que es otro mecanismo de defensa contra la infección urinaria.

- Bebe al menos un litro y medio e agua al día, ya que te ayudará a limpiar los riñones y las vías urinarias. Esta medida no está recomendada para aquellas mujeres con incontinencia.

- No retengas la orina durante demasiadas horas: realiza micciones cada tres o cuatro horas como mínimo (excepto las horas de sueño), aunque o sientas la necesidad.

- No debes tener miedo a mantener relaciones sexuales. Hay muchas mujeres que asocian la cistitis al sexo, y el miedo a que les repita si mantienen relaciones sexuales, interfiere en la relación de pareja. Para tenerlo más fácil, es muy importante recurrir a las caricias y juegos. El uso de lubricante también le permite estar más seguras, además les permite evitar la irritación y el dolor, pero la lubricación no protege de la infección. Por lo que deben tenerse en cuenta las demás medidas.

- Ejercitar el suelo pélvico (ejercicios de Kegel) para evitar pérdidas de orina, ayuda a prevenir las infecciones de orina.

- Evita el estreñimiento con un buen equilibrio de tu alimentación, incluyendo en tu dieta: frutas, verduras y fibras procedentes de cereales integrales.

- Toma zumos cítricos y extractos de arándanos, ya que el medio ácido dificulta el crecimiento de bacterias. Concretamente el arándano rojo americano ha demostrado eficacia en la prevención de infecciones en aquellas mujeres con cistitis repetidas.

- Si tienes cistitis debes cumplir adecuadamente el tratamiento porque evitar que vuelva a aparecer la infección.


Volver al índice 

Carmen Moreno Santiago

Con la información facilitada por el Dr. Javier Angulo, jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario de Getafe (Madrid) y autor de la guía Puedes vivir sin cistitis.

Puleva Salud

 Fecha de creación: 02/12/2009 17:16:15 
 Última actualización: 23/12/2009 08:23


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas