Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Hemorragias postparto

Las hemorragias por parto son una complicación relativamente frecuente que se debe a diversas causas, no siempre controlables. Requieren actuación inmediata y lo ideal es la prevención.

1. ¿Qué es una hemorragia del alumbramiento? 
2. ¿Cuáles son sus principales causas?  
3. Atonía uterina 
    3.1. ¿Cuál es la causa de la atonía uterina? 
    3.2. ¿Qué medidas se usan para tratar la atonía uterina?  
    3.3. ¿Podemos prevenir la atonía uterina? 
4. Desgarros del canal del parto 
5. Retención de la placenta o de restos placentarios 
    5.1. ¿Cuál es el tratamiento de una placenta retenida? 
6. Trastornos de la coagulación 
7. Rotura uterina 
 
  1. ¿Qué es una hemorragia del alumbramiento?
 
Riesgos. Las hemorragias posparto se deben a varias causas y su resolución debe ser inmediata.

Clásicamente se definía la hemorragia postparto precoz o hemorragia del alumbramiento, como la pérdida superior a medio litro de sangre en las primeras 24 horas tras el parto.

Pero esta definición es muy ambigua, por lo que es preferible diagnosticar el cuadro por los signos y síntomas de anemia y por los datos del hemograma (descenso superior al 10% en el valor del hematocrito).


Volver al índice 

  2. ¿Cuáles son sus principales causas?
 

Las causas principales de hemorragia en el alumbramiento o postparto son:
1. Atonía uterina (falta de contracción uterina tras el parto).
2. Desgarros en cuello de útero, vagina o vulva.
3. Retención de la placenta o de restos placentarios.
4. Alteraciones de la coagulación.
5. Rotura uterina.


Volver al índice 

  3. Atonía uterina
 

Es la causa más frecuente de hemorragia postparto temprana. Con la expulsión de la placenta, en el útero queda un lecho sangrante que requiere de la contracción uterina adecuada.

Cualquier situación que lleve a una falta de contracción, va a provocar la pérdida continua de sangre a través de la herida placentaria.

3.1. ¿Cuál es la causa de la atonía uterina?

Existen una serie de factores que favorecen la aparición de la atonía uterina:

- Sobredistensión uterina (embarazo múltiple, polihidramnios, macrosomía fetal).
- Trabajo de parto prolongado.
- Miomas.
- Parto precipitado.
- Manipulación uterina.
- Desprendimiento de placenta.
- Placenta previa.
- Uso de relajantes uterinos (sulfato de magnesio, agentes anestésicos halogenados).
- Infección intramniótica.
- Feto muerto intraútero.


3.2. ¿Qué medidas se usan para tratar la atonía uterina?

La primera opción es el masaje uterino a través del abdomen, que realiza el médico o la matrona una vez sospechada. En caso de que no se corrija la atonía y el útero siga sangrando, se tomarán las siguientes medidas farmacológicas:

- Oxitocina: Es el fármaco más fisiológico, produce contracción de la fibra uterina. Puede utilizarse por vía intramuscular, intramiometrial e intravenoso, aunque se prefiere esta última.

- Ergóticos: La metilergonovina es un poderoso uterotónico que suele utilizarse vía intramuscular, aunque también puede emplearse vía intramiometrial o intravenosa. Su empleo no excluye el de la oxitocina y con frecuencia se usan para potenciar su efecto, pero está contraindicada cuando existe hipertensión arterial y suele acompañarse de otros efectos secundarios como náuseas y vómitos, así como espasmo arterial coronario, por lo que es un fármaco que se está dejando de usar.

- Derivados de las prostaglandinas: El misoprostol no tiene interacciones generales y se ha propuesto como medicación profiláctica o de urgencia, sobre todo en países en desarrollo, a dosis de 5 comprimidos (1000 mcg) por vía intrarrectal, tras el fallo de la oxitocina y metilergonovina. En nuestro país todavía no está admitido su uso en Obstetricia.

En último término, y siempre que hayan fracasado las anteriores medidas se podrá hacer una intervención quirúrgica.


3.3. ¿Podemos prevenir la atonía uterina?

El mejor tratamiento de la hemorragia postparto es sin duda, su prevención.

La identificación de los factores de riesgo será de gran ayuda, pero la prevención de la hemorragia postparto se debe realizar de forma sistemática en todos los partos, existan o no factores de riesgo.

En la actualidad, se recomienda mantener una conducta activa en el alumbramiento para evitar la hemorragia postparto.

Ésta suele incluir la administración de oxitócicos continuados junto con el pinzamiento y corte temprano del cordón y la tracción controlada del mismo.

La profilaxis de la hemorragia no sólo comprende el postparto inmediato, sino que se prolonga durante los primeros días del puerperio.



Volver al índice 

  4. Desgarros del canal del parto
 

Constituyen la segunda causa de hemorragia postparto.

Suelen estar relacionados con partos instrumentales (fórceps, espátulas, vacuo) o en fetos muy grandes.

El sangrado suele ser de menor cuantía, pero constante, de sangre más roja y puede comenzar desde la expulsión del feto y antes del alumbramiento de la placenta, o tras el alumbramiento, con el que aunque el útero se contraiga persiste el sangrado.


Volver al índice 

  5. Retención de la placenta o de restos placentarios
 

La ausencia de alumbramiento de la placenta tras un tiempo de 15-30 minutos puede deberse a: 

- Incarceración de la placenta desprendida que permanece en cavidad uterina o parcialmente en vagina por espasmo uterino.

- Retención placentaria por debilidad de las contracciones uterinas o adherencia patológica de la placenta (acretismo placentario). En esta última situación patológica, la placenta se adhiere directamente al miometrio sin una capa de decidua basal interpuesta.

Se diferencian tres grados según la profundidad alcanzada por las vellosidades:
- Ácreta: llegan al miometrio.
- Íncreta: invaden el miometrio.
- Pércreta: perforan la pared uterina.

La más frecuente es la primera forma, y sus factores predisponentes son la multiparidad, los legrados puerperales previos, la placenta previa. El aumento de la cirugía uterina (cesáreas, miomectomías) también parece estar relacionado con el incremento progresivo de esta patología.

Los restos placentarios retenidos tras la salida de la mayor parte de la placenta son otra causa de sangrado, ya que impiden la correcta contracción del útero. La retención de restos placentarios puede ocurrir en cualquier parto, por lo que es obligatoria la revisión sistemática de la placenta por parte del personal sanitario tras el alumbramiento para comprobar la total integridad de éstas y sus membranas.

5.1. ¿Cuál es el tratamiento de una placenta retenida?
En caso de no conseguir la expulsión de la placenta, debe realizarse un alumbramiento manual bajo anestesia. Si en esta maniobra no se consigue extraer completamente puede tratarse de un acretismo, que precisará de un legrado uterino posterior cuando es parcial o de una histerectomía (extirpación del útero) cuando es completo.


Volver al índice 

  6. Trastornos de la coagulación
 

Durante el embarazo existe un delicado equilibrio entre la coagulación y la anticoagulación que se ve alterado con cierta facilidad en el puerperio, bien en un sentido (hemorragias) como en otro (trombosis).

Las coagulopatías hemorrágicas pueden ser congénitas o adquiridas (desprendimiento de placenta, preeclampsia, feto muerto, sepsis, etc.), y cuando son graves o mantenidas pueden provocar, a su vez, un cuadro que las agrava llamado coagulopatía de consumo, producido por el agotamiento de los factores de coagulación.

Por tal motivo, el éxito del tratamiento de la hemorragia postparto está relacionado con la rapidez en cómo se realiza el diagnóstico y en la instauración inmediata de la conducta adecuada. Las situaciones graves como la coagulopatía de consumo pueden corregirse mediante la reposición urgente de los productos sanguíneos (plasma y crioprecipitados necesarios) y al mismo tiempo debe actuarse sobre la causa etiológica que la ocasionó.


Volver al índice 

  7. Rotura uterina
 

La rotura uterina es una de las más graves complicaciones obstétricas, acompañada de una alta morbimortalidad materna y fetal.

Según el grado de extensión, la rotura puede ser completa, si interesa todo el espesor del útero, con desgarro de vasos y hemorragia importante, o incompleta cuando no se afecta enteramente.

Existen una serie de factores predisponentes para que se produzca una rotura: situaciones de distensión uterina excesiva como embarazos gemelares, macrosomas, partos prolongados, multíparas, antecedentes de operaciones uterinas (miomectomias, corrección de malformaciones, legrados repetidos).

Sin embargo, la causa más frecuente se debe a la dehiscencia de la cicatriz anterior de una cesárea.

La mejor manera de evitar los traumatismos del canal del parto y de las roturas uterinas es la prevención. Se ha discutido el uso de oxitocina en la cesárea, varios informes han señalado una ausencia de riesgo siempre que exista personal sanitario que vigile estrictamente su dosificación y las contracciones provocadas.


Volver al índice 

Dr. D. Nicolás Mendoza Ladrón de Guevara

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Clínica Margen. Universidad de Granada.

Grupo de Trabajo del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Granada

 



comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Comparte tu experiencia sin lactosa