Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Cómo actuar ante las agresiones verbales
¿Qué podemos hacer ante un ataque personal?, ¿debemos callarnos?, ¿cómo podemos defendernos?, ¿qué debemos contestar?, ¿nos ponemos a la misma altura?, ¿y si nos gritan? Estas preguntas son muy frecuentes cuando no sabemos cómo actuar ante los ataques verbales de algunas personas.

1. Bromas y ataques personales 
2. Falta de reacción ante una agresión 
3. ¿Cómo defendernos ante los ataques verbales? 
4. Otras formas de sentirnos atacados 
 
  1. Bromas y ataques personales
 
Límites. Es fundamental poner freno a las bromas que atacan la autoestima.

Es muy frecuente, sobre todo en la infancia, hacer bromas reiteradas a la misma persona y poner apodos que resalten alguna característica física o de su personalidad.

Este tipo de actuaciones puede producir en la víctima un enorme daño y dejar grandes secuelas en ella durante largo tiempo. Por ello, es fundamental saber poner límite a las bromas.

Una persona que con frecuencia es objeto de burlas de sus compañeros y tiene que soportar día tras día las bromas del gracioso de turno, verá mermada su autoestima y su deseo de relacionarse con los demás.

Esto es especialmente preocupante cuando se trata de niños, ya que ellos son más inmaduros y sensibles.

Hay niños que son tremendamente susceptibles a las bromas de los demás, no saben defenderse y reaccionan llorando o huyendo siempre de esa situación. Es muy importante que el niño exprese lo que siente su rabia, dolor, rencor, deseo de venganza, temor... necesita saber que sus padres le escuchan y que lo entienden. Para tranquilizarlo no debemos utilizar expresiones del tipo: no les hagas caso, eso no tiene importancia o lo mejor es ignorarlos. Debemos darles respuestas que le ayuden a afrontar esa situación y, sobretodo, los padres deben transmitir confianza a sus hijos y seguridad en sí mismos, esa es la mejor defensa de cualquier persona.


Volver al índice 

  2. Falta de reacción ante una agresión
 

Las personas que no tienen una reacción rápida ante una agresión verbal o ante un ataque personal. Es decir, aquellas que no saben qué decir y se quedan calladas y sorprendidas ante las acusaciones o los comentarios impertinentes de otra persona, se sienten frustradas y se llenan de rabia por no haber encontrado respuesta a las acusaciones recibidas.

Este sentimiento puede incluso perdurar durante tiempo y puede crear en ellas un sentimiento de venganza. Por lo general, no suele ocurrirles de forma aislada sino que se trata de un perfil de personas que no saben reaccionar cuando se les increpa o se les ataca. Estas personas desean enormemente saber contestar en esos momentos, dando una respuesta ocurrente con la que imponerse a su agresor.


Volver al índice 

  3. ¿Cómo defendernos ante los ataques verbales?
 

No podemos permitir que los demás nos pisoteen, debemos saber defendernos ante los ataques de los demás, de lo contrario nos sentiremos frustrados y llenos de rabia.

Veamos a continuación una serie de sugerencias que pueden ser de gran utilidad ante estas situaciones:

- Siempre debemos responder con calma y confianza, nunca debemos exaltarnos aunque nuestro agresor esté exaltado.

- No debemos caer en el insulto. Si nos están insultando o calumniando debemos interrumpir la conversación y decirle a quien nos insulta que hasta que no se calme y deje de insultarnos no vamos a continuar escuchándole, si no cede nos iremos y en otro momento retomaremos la conversación.

- Si nos gritan, tampoco debemos permitirlo. Con tranquilidad debemos decirle a quien nos está gritando que deseamos mantener esa conversación pero que no lo haremos si continua gritando.

- Ante situaciones en las que tenemos que responder a las preguntas que se nos hacen y no nos dan suficiente tiempo entre una y otra pregunta para responder, es decir nos cortan las repuestas, la mejor defensa en este caso, es contestar cuando nos lo permitan diciendo que vamos a contestar a su pregunta pero que antes vamos a responder a la primera pregunta. Es muy importante en este caso, que el tono sea firme y hacerlo con buenos modales y educación.

- Si nos atacan y no entendemos por qué lo hacen, debemos frenar esa situación y hacer preguntas que nos ayuden a entender y a coger el control de la discusión. Según las circunstancias o el tipo de discusión formularemos diferentes preguntas, entre ellas las que más nos ayudan a aclararnos son las siguientes: ¿cuál es el problema?, ¿qué es lo que te ha molestado?, ¿por qué piensas eso?, ¿consideras que había mala intención por mi parte? Si es necesario pediremos disculpas, pero sobre todo daremos todas las explicaciones que han conducido a ese error o, sencillamente, demostraremos dando todo tipo de respuestas que no tiene razón.

- Nunca nos callaremos, ni dejaremos que nos pisoteen.

- Es muy importante actuar calmadamente y sin miedo, buscaremos la mejor manera de coger el control de la conversación y con confianza, firmeza y seguridad desmontaremos a nuestro agresor.


Volver al índice 

  4. Otras formas de sentirnos atacados
 

Todos hemos vivido alguna situación en la que hemos tenido que hacer alguna gestión o pedir información sobre algo que nos concierne o que necesitamos saber y, la persona que debe atendernos y que está desarrollando su trabajo, nos contesta con hastío o incluso con desprecio.

Es el típico caso de personas que trabajan de cara al público y cansados de que les hagan las mismas preguntas una y otra vez responde con desgana y mala educación.

Cuando no entendemos sus explicaciones y tenemos que seguir haciendo preguntas para llegar a entenderla o cuando recibimos información contradictoria con respecto a la información que ya teníamos, estas personas reaccionan con más desagrado todavía y, lejos de aclararnos las dudas, nos hacen sentir incapaces de entenderlas.

Ante esta situación consiguen que nos sintamos ofendidos y logran que nos vayamos con un sentimiento de impotencia e indefensión enorme. No debemos permitirlo, tendremos que hacerles frente y decirles que por favor cumplan con su trabajo y si no saben realizarlo que nos pasen con su superior.

Hemos de aclarar que esto no es lo común y que la mayoría de las personas que trabajan de cara al público son unos magníficos profesionales, sin embargo esta situación se produce con más frecuencia de la deseada.


Volver al índice 

Dª. Trinidad Aparicio Pérez

Psicóloga. Especialista en infancia y adolescencia.

Granada.

 Fecha de creación: 12/01/2011 11:28:24 
 Última actualización: 09/02/2011 12:13


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas