Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Neumonías en el niño
La neumonía es una forma de infección aguda respiratoria que afecta a los pulmones. Los pulmones están compuestos de pequeños sacos llamados alvéolos, que se llenan de aire cuando una persona sana respira. Cuando un individuo tiene la neumonía, los alvéolos están llenos de pus y fluidos, que hace la respiración dolorosa y limita la entrada de oxígeno. Pueden aparecer en cualquier época del año pero son más frecuentes en invierno y primavera.

1. Etiología 
2. Síntomas 
3. Síntomas de alarma 
4. Diagnóstico 
5. Tratamiento 
6. Prevención 
 
  1. Etiología
 
La neumonía debe ser vigilada para controlar posibles complicaciones.

La identificación del agente etiológico encierra ciertas dificultades.

La edad del niño es un importante punto orientativo al estar relacionada con la distinta frecuencia de los agentes patógenos en cada grupo de edad. Aproximadamente en un 30-60% de los casos no podemos llegar al diagnóstico de la causa. Cuando se consigue, un tercio corresponde a virus, un tercio es bacteriano y otro tercio se corresponde con infecciones mixtas.

Los virus y las bacterias que comúnmente son encontradas en la nariz de un niño o la garganta, pueden infectar los pulmones si los inhalan.

Otro tipo de neumonía son las denominadas Neumonías Atípicas (producidas por Mycoplasmas) que puede presentarse en aproximadamente 30% de los niños mayores de 5 años.


Volver al índice 

  2. Síntomas
 

Los síntomas de la neumonía vírica y bacteriana son similares. Sin embargo, los de la neumonía vírica pueden ser más numerosos que los síntomas de la neumonía bacteriana.

Los síntomas de la neumonía incluyen:

- Tos.
- Fiebre.
- Malestar general.
- Escalofríos.
- Dificultades respiratorias.
- Cefaleas.
- Falta de apetito.
- Fatiga.
- Dolor torácico.
- En ocasiones, dolor abdominal lateral alto (en neumonías de base pulmonar).

Es muy importante destacar que, depende de forma fundamental, de la edad, el germen y la situación previa del paciente.

La neumonía vírica se caracteriza por un cuadro previo de catarro en las vías superiores, con rinitis, fiebre o febrícula apareciendo posteriormente el compromiso de la vía respiratoria inferior con dificultad respiratoria y aumento de la frecuencia respiratoria.

La neumonía bacteriana se caracteriza por un inicio repentino con fiebre, dificultad respiratoria, dolor torácico y regular estado general del niño.

Cuando la infección vírica se agrava puede aparecer insuficiencia respiratoria, hepática o cardiaca. En algunas ocasiones las infecciones bacterianas se dan durante o justo después de una neumonía viral, lo que conlleva que puedan desarrollarse formas más serias de neumonía.


Volver al índice 

  3. Síntomas de alarma
 

Observar si:

- Tiene problemas para respirar o respira anormalmente deprisa.
- Incapacidad para seguir el tratamiento o alimentarse, por vómitos u otras causas.
- Tienen los labios o las uñas moradas.
- Si a las 48 horas de haber iniciado el tratamiento el niño continúa con fiebre alta.
- Fiebre alta, si se trata de un bebé de menos de 6 meses.


Volver al índice 

  4. Diagnóstico
 

El diagnóstico está basado en datos clínicos y confirmados con el examen radiológico.

Ante toda sospecha clínica, es imprescindible practicar una radiografía de tórax, tanto para confirmar el diagnóstico, como para poder descartar la existencia de complicaciones. La radiología es el examen fundamental para el diagnóstico de neumonía. No existen datos radiológicos específicos que permitan establecer una etiología concreta, pero algunos signos pueden se útiles para, por lo menos, poder plantearnos un diagnóstico orientativo sobre el agente causal.


Volver al índice 

  5. Tratamiento
 

Las neumonías producidas por virus, frecuentes en los niños más pequeños, no requieren tratamiento.

Las producidas por bacterias, si debemos tratarlas y para ello, ante la imposibilidad de conocer con exactitud el germen causal, nos servimos de los datos clínicos, radiográficos y los estudios epidemiológicos disponibles. De esta forma se inicia el tratamiento antibiótico que garantiza la máxima seguridad y eficacia. 

Si el niño es pequeño o presenta signos de gravedad, entonces debe ser vigilado en el hospital. Los niños mayorcitos sin signos clínicos de alerta pueden ser tratados por vía oral en su domicilio, bajo un control minucioso de su pediatra.

Para asegurar la adecuada curación del proceso debemos seguir la evolución del niño hasta que clínicamente esté bien y comprobar que la inflamación pulmonar detectada en la radiografía se ha resuelto.

Se recomienda una buena hidratación.

El uso de nebulizadores depende de la presencia de la obstrucción bronquial.

Los antibiótico se deben ajustar tanto en dosis como edad para su elección.

El uso de antitusivos no es recomendado ya que pueden cortar el reflejo de defensa que da la tos y empeorar el cuadro del paciente (atención con esto), al no toser no se eliminan las secreciones quedando retenidas y produciendo un factor más para empeorar la salud del paciente.


Volver al índice 

  6. Prevención
 

- La mejor opción consiste en mantener al niño alejado de cualquier persona que padezca neumonía o cualquier infección de vías altas que pueda derivar en ella.

- Lactancia materna: los bebés alimentados con leche materna están protegidos de forma importante ya que reciben defensas procedentes de la madre.

- Vacunar contra los gérmenes específicos que aseguran un alto nivel de protección, como ocurre con la vacuna contra el Haemophilus Influenzae o la vacuna contra el Neumococo, ambas incluidas en el calendario vacunal.

- La inmunización contra el sarampión y tos ferina, también es fundamental en la prevención.

- Seguimiento en la consulta pediátrica de los niños con infecciones agudas del tracto respiratorio inferior, con el fin de valorar precozmente los síntomas y signos que nos sugieran una complicación.

- Evitar la contaminación atmosférica del interior de las casas (padres fumadores, estufas, etc.)


Volver al índice 

Dr. D. Francisco Gilo Valle

Pediatra

Madrid

 Fecha de creación: 25/08/2011 11:33:48 
 Última actualización: 29/08/2011 09:43


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas