Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Quistes del conducto tirogloso
El quiste del conducto tirogloso es un defecto congénito por permanencia de estructuras que debieron desaparecer durante el desarrollo embrionario. Constituyen las lesiones cervicales congénitas más frecuentes en los niños. Puede ocasionar dificultades para tragar y una vez detectado lo mejor es su extirpación quirúrgica.

1. Qué son los quistes del conducto tirogloso 
2. Causas 
3. Síntomas 
4. Diagnóstico 
5. Factores de riesgo 
6. Tratamiento 
7. Pronóstico 
 
  1. Qué son los quistes del conducto tirogloso
 

Un quiste del conducto tirogloso es un defecto congénito (presente al nacer). Se trata de una masa quística completamente móvil que yace en la parte superior de la línea media del cuello y está adosado a la base de la lengua.

Es un remanente del desarrollo fetal. Los quistes del conducto tirogloso constituyen las lesiones cervicales congénitas más frecuentes en los niños. Habitualmente son detectados entre los 2 y 10 años de edad aunque un porcentaje importante no son identificados hasta después de los 20 años. No existe una predilección por sexo.


Volver al índice 

  2. Causas
 

El conducto tirogloso es una estructura anatómica del cuello que se forma durante el desarrollo embrionario por una evaginación de la lengua primitiva que emigra hacia la zona anterior de la región cervical para formar la glándula tiroides.

Normalmente el conducto desaparece a lo largo del desarrollo del embrión, cuando el tiroides ocupa su posición definitiva en el cuello. Sin embargo, a veces, algunas porciones del conducto permanecen y forman cavidades o sacos llamados quistes, los cuales pueden llenarse de líquido o moco e inflamarse si se infectan. Los quistes de gran tamaño pueden provocar dificultades para tragar u obstruir los conductos de aire.

La persistencia de restos de esta estructura en el adulto se llama persistencia del conducto tirogloso y puede originar la formación de un quiste que se conocen como quiste tirogloso.


Volver al índice 

  3. Síntomas
 

Clásicamente, se detecta cuando por su progresivo crecimiento se hace visible y palpable en el cuello o, lo que es más frecuente, cuando supura generalmente, después de una infección respiratoria.

Se aprecia una lesión redondeada, lisa, blanda e indolora, situada en la línea media del cuello y en relación al hueso hioides, en donde se fija, al igual que en el foramen ciego de lengua. Debido a esa fijación, cuando le niño traga o saca la lengua, dicho quiste es traccionado hacia arriba.


Volver al índice 

  4. Diagnóstico
 
El diagnóstico clínico es generalmente sencillo, pero se deben realizar estudios complementarios con el fin de descartar afecciones asociadas o comprobar que la tumoración no sea un tiroides ectópico, con este fin siempre se debe efectuar una gammagrafía.


Volver al índice 

  5. Factores de riesgo
 
La complicación habitual de estas malformaciones es la infección con la flora bacteriana de la boca, consecuencia de su comunicación persistente con la base de la lengua a través del foramen ciego. Los quistes infectados presentan signos inflamatorios y pueden drenar al exterior.


Volver al índice 

  6. Tratamiento
 

El tratamiento debe ser quirúrgico. Se hace una incisión en el centro del cuello y se extirpa el quiste mediante la técnica descrita por Sistrunk, en la cual debido a la íntima relación embriológica del conducto tirogloso con el hueso hioides, éste debe resecarse en su parte central, y continuar la disección por los músculos suprahioideos hasta el foramen caecum en la base de la lengua.

Esta es una cirugía menor y el niño regresa a casa el mismo día. De todas formas hay que añadir que la cirugía ambulatoria para la exéresis del quiste del conducto tirogloso es segura con el paciente adecuado. Los criterios deben ser claros.

Criterios para el tratamiento quirúrgico ambulatorio:
- No anomalías congénitas de las vías aéreas
- No coagulopatías.
- Ausencias de infecciones activas.
- Buena hemostasia.
- Distancia corta al hospital.
- Supervisión cuidadosa
- Instrucciones claras.


Volver al índice 

  7. Pronóstico
 
Es bueno y la principal causa de recidiva la constituye la exeresis simple del quiste sin resección del hioide. Las recidivas suelen ser de aparición precoz, entre 30 días y un año; pero si se utiliza la técnica de Sistrunk el riesgo de recidiva es menor. Un quiste recidivante no es necesariamente una contraindicación para la cirugía ambulatoria.


Volver al índice 

Dr. D. Francisco Gilo Valle

Pediatra

Madrid

 Fecha de creación: 26/10/2011 12:36:57 
 Última actualización: 02/11/2011 17:23


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil