Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil

Foros de PULEVAsalud
Dolencias frecuentes en los pies
El pie es utilizado de forma activa en la mayor parte de los deportes. Es la zona de contacto de nuestro cuerpo con el suelo. Debe adaptarse a las características del medio, darnos estabilidad propulsarnos. Para ello cuenta con una "bóveda" plantar elástica capaz de repartir las presiones en una amplia zona, varios huesecillos con sus respectivas articulaciones que le confieren plasticidad, y un entramado de tendones para poder realizar el gesto deportivo adecuado en cada momento. Las partes de mayor interés del pies para los deportistas son: el tobillo, la zona media y la región plantar.

1. El tobillo 
    1.1. El esguince 
    1.2. Cómo prevenir los esguinces 
2. La zona media 
    2.1. Tendinitis y bursitis 
    2.2. Fracturas de estrés 
3. La región plantar 
    3.1. Talalgia y espolón calcáneo 
    3.2. Metatarsalgias 
    3.3. Fascitis plantar 
 
  1. El tobillo
 
Es la articulación formada por el astrágalo, la tibia y el peroné. Su estabilidad depende de los ligamentos laterales interno (zona interna) y externo (zona externa). Las lesiones más frecuentes a este nivel son los esguinces. El ligamento mas comúnmente afectado es el externo.

1.1. El esguince
Ligamentos. Localización de los ligamentos internos y externos. (Infografía: I.P.Cuadrado)

Un esguince no es más que una pequeña "rotura" de fibras del ligamento. Se suelen producir al realizar una eversión o una inversión bruscas del pie (torcedura). En función de la gravedad (cantidad de fibras del ligamento afectadas) distinguimos:

- Esguince grado I o LEVE.
- Esguince grado II o MODERADO.
- Esguince grado III o GRAVE.(Aquí nos encontramos con una rotura completa del ligamento y requiere tratamiento quirúrgico).

La sintomatología típica de un esguince suele ser: dolor, inflamación y antecedente de traumatismo directo o indirecto.

El diagnóstico de un esguince se basa fundamentalmente en la historia clínica y en la exploración médica. Se suelen utilizar radiografias para descartar que haya fracturas óseas asociadas. La Resonancia NuclearMagnética nos es útil para saber la gravedad de la lesión.


1.2. Cómo prevenir los esguinces
Recomendaciones técnicas
- Calentar el tobillo antes de cada entrenamiento y competición: ejercicios de movilización, andar de puntillas, de talones, ejercicios de rotación, "saltitos" sobre el sitio...

- Después del alta médica la reincorporación a los entrenamientos debe ser progresiva.

Recomendaciones médicas
- Utilizar hielo lo antes posible (siempre envuelto en un paño para evitar quemaduras).

- Reposo: Dependerá de la gravedad del esguince. Irá desde el reposo relativo (disminución del entrenamiento), a la colocación de un vendaje funcional, una férula de yeso o una intervención quirúrgica.

- Tobilleras: con refuerzos laterales (se pueden utilizar desde el principio, después de la inmovilización con yeso o después de la cirugía). Su cometido es la protección del tejido que se está regenerando.

- Electroterapia: Intentará aliviar el dolor, bajar la inflamación y estimular la regeneración del tejido dañado. Las técnicas más frecuentemente usadas son los ultrasonidos, el láser, la onda corta y la magnetoterapia.

- Masaje.

- Recordad que lo más importante en un esguince de tobillo no es recuperarse rápido, sino que el ligamento se regenere ("cicatrice") bien, y eso lleva su tiempo.


Volver al índice 

  2. La zona media
 
Está formada por el Tarso y el Metatarso, que son un conjunto de huesos (12) que se sitúan entre el tobillo y los dedos del pie. Estos huesos son: el calcáneo, el astrágalo, el cuboides, la primera cuña, la segunda cuña, la tercera cuña, el escafoides y los cinco metatarsianos.

Cada uno se articula con sus vecinos y en esta zona se insertan numerosos músculos (flexores, extensores y músculos propios del pie); lo que provoca la aparición de un complejo entramado de cápsulas articulares, ligamentos tendones y bursas. Las lesiones más importantes a este nivel son las siguientes.

2.1. Tendinitis y bursitis
Partes. Huesos de la zona media del pie. (Infografía: Iván Pérez Cuadrado)

Suelen producirse por aumentos bruscos de volumen y/o la intensidad de los entrenamientos (sobresolicitación).

El dolor aparece a la realización del ejercicio y cuando se está caliente suele disminuir un poco.

El diagnóstico se realiza por la exploración clínica (aumento del dolor cuando se presiona con el dedo la zona lesionada).

La Resonancia Nuclear Magnética nos da información del grado de lesión del tendón.

Recomendaciones
Bajar el volumen y la intensidad del entrenamiento. Vigilar la técnica deportiva y la superficie de entrenamiento. Introducir ejercicios de estiramiento en el calentamiento. Utilizar hielo en la fase aguda. Nos pueden ser de utilidad el masaje, los ultrasonidos, el láser y la onda corta.


2.2. Fracturas de estrés
Riesgos. En deportes como el baloncesto las lesiones en los pies son frecuentes.

Son fracturas óseas sin desplazamiento que se producen por microtraumatismos repetidos. Las localizaciones más frecuente suelen ser los metatarsianos primero, segundo y quinto.

El dolor aparece al inicio del ejercicio o solamente cuando se apoya el pie en el suelo. El dolor no disminuye cuando se está caliente y suele ser muy intenso, penetrante. Si no hacemos caso y continuamos, lo siguiente en aparecer es una fractura con desplazamiento óseo que tiene mucho peor pronóstico.

En la radiografía simple se puede observar un engrosamiento de la parte periférica del hueso, de su cortical, es lo que llamamos una hiperostosis. Posteriormente aparecerá una pequeña línea de fractura. Solamente cuando se observa la línea de fractura deberíamos hablar de fractura de stress. La gammagrafía ósea (utilización de isótopos que se fijan en el hueso) mostrará un aumento de la captación.

Recomendaciones
Reposo, hielo local, plantilla con descarga de la zona afectada, ultrasonidos, magnetoterapia y onda corta.



Volver al índice 

  3. La región plantar
 
Los problemas de esta zona vienen derivados de ser la parte del pie que soporta directamente los impactos. Como mecanismo de defensa el organismo humano se ha procurado una "almohadilla" de tejido blando a este nivel (formado por grasa y tejido muscular). Las lesiones más frecuentes son las siguientes.

3.1. Talalgia y espolón calcáneo
Lesiones. La región plantar es otra de las partes del pie que también suele verse afectada.

La talalgia es un dolor en el talón producido por microtraumatismos repetidos. Si éstos continúan puede aparecer una excrecencia ósea (como un pico) en el calcáneo, a esta formación ósea la llamamos espolón.

El problema que acarrea su presencia en esta zona es que "irrita" los tejidos blandos adyacentes perpetuando el cuadro doloroso.

Esta es una lesión difícil de tratar y que en la mayoría de las ocasiones nos lleva meses su recuperación, por lo que es de vital importancia en estos casos no desoír los primeros síntomas.

Se diagnostica por la exploración clínica (aumento del dolor con el apoyo del pie y con la presión del dedo contra el calcáneo). En la radiografía nos podemos encontrar con la imagen del espolón.

Recomendaciones
Disminuir la carga de trabajo, vigilar la amortiguación, utilizar una talonera de descarga, láser, onda corta y ultrasonidos.


3.2. Metatarsalgias
El mismo mecanismo de acción (microtraumatismos repetidos) producen en el metatarso la lesión de las numerosas articulaciones y tejidos blandos que hay a ese nivel, lo que provoca un dolor vivo en la zona plantar media y delantera.

El diagnóstico se realiza por la exploración clínica, siendo en este caso la radiografia negativa.

Recomendaciones
Disminuir la carga de trabajo, hielo en la fase aguda, vigilar la amortiguación, utilizar plantillas de descarga para los metatarsianos, ultrasonidos, láser y onda corta.

3.3. Fascitis plantar
La fascia plantar es una almohadilla de tejido blando situado en la planta del pie. Su inflamación (fascitis) se suele producir por un mecanismo de sobresolicitación y produce un dolor en la región plantar(entre los dedos y el talón).

Se diagnostica por la exploración clínica, donde se puede observar que el dolor aumenta al realizar presión sobre esa zona y con la flexión plantar. En este caso tampoco la radiografía simple nos es de mucha ayuda.

Recomendaciones
Disminuir la carga de trabajo, vigilar la amortiguación y la superficie de entrenamiento, realizar ejercicios de estiramiento de los músculos flexores del pie en el calentamiento, utilizar hielo en la fase aguda, ultrasonidos, láser y onda corta.

Dr. Fernando Serrano

Sport Life

Revista líder en España en Deporte y Salud



Volver al índice 

 Fecha de creación: 28/01/2003 10:25:23  
 Última actualización: 11/02/2008 18:03


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
 
© Puleva Salud. Prohibida su reproducción total o parcial    
Política de privacidad
 
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas