Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal

Foros de PULEVAsalud
Dolores de espalda y deporte
El dolor de espalda puede aparecer por alteraciones infecciosas, tumorales, reumáticas o traumáticas, pero la causa más frecuente de esta patología es mecánica: aparece un aumento de la presión en el espacio intervertebral, el disco es expulsado, y este desplazamiento discal irrita la raíz nerviosa que tiene al lado, provocando la aparición del dolor.

1. Situaciones que propician el dolor 
2. Tratamientos más frecuentes 
    2.1. El abecé del tratamiento 
    2.2. Técnicas terapéuticas 
3. Algunos consejos prácticos 
 
  1. Situaciones que propician el dolor
 
Gesto. Un gesto deportivo mal ejecutado y repetido miles de veces es una de las causas.
Ante el dolor de espalda, nuestro organismo reacciona intentando "bloquear", "inmovilizar" esa zona mediante una contractura muscular refleja (aparece como un corsé "natural"), pero esta contractura sólo mantiene el espacio intervertebral disminuido y por lo tanto el dolor.

Las situaciones que con mayor frecuencia se asocian al dolor de espalda en nuestro medio son:

- Las posturas mantenidas durante mucho tiempo. Es decir, estar sentado varias horas o estar de pie de forma prolongada. Aquí debemos destacar también las "malas posturas". Hay que sentarse bien en la mesa de trabajo:

· Procurar que la silla sea relativamente baja con respecto a la mesa, de forma que la mesa nos "obligue" a echarnos hacia atrás y nuestra espalda quede "pegada" contra el respaldo de la silla;

· La silla baja también nos obliga a tener las piernas flexionadas y esto descarga la zona lumbar.

- La tensión nerviosa. El aumento de la tensión nerviosa provoca contracturas en los músculos de la espalda, y esta situación acarrea aumento de la presión intervertebral y la aparición del dolor.

- El gesto deportivo. Un gesto deportivo mal ejecutado y repetido miles de veces es la causa más frecuente de dolor de espalda en el mundo del deporte. Un atleta que durante la carrera "cruza" los brazos, un nadador que siempre "saca" la cabeza por el mismo lado o un golfista que no realiza bien el swing, suelen ser los personajes afectados.

La característica común a estas tres causas mencionadas, es la de las rutinas diarias o mantenerse en el tiempo. Habitualmente la persona que trabaja de dependiente, tiene que seguir trabajando. Si alguien es nervioso, lo normal es que siga siéndolo. Y desde luego al deportista suele ser bastante difícil hacerle ver que para mejorar su problema de espalda hay que dedicar algún tiempo a la "técnica".

Debemos entender que el dolor sólo es la voz que nos indica que algo de lo que hacemos en nuestra vida laboral o deportiva no es respetuoso con nuestra espalda. Eliminando al mensajero no resolveremos el problema, más bien contribuimos a que la causa persista. Y si tenemos alguna tentación de pensar en soluciones mágicas, rápidas o milagrosas sencillamente perdemos el tiempo.

Con las lesiones de espalda, como con casi todas las lesiones deportivas, conviene ser paciente pero tenaz, y no olvidar nunca que: "con las dificultades no se puede pactar, o las vencemos, o nos vencen".


Volver al índice 

  2. Tratamientos más frecuentes
 
Otra cuestión a tener en cuenta es cómo utilizar el arsenal terapéutico que tenemos para combatir esta patología. Hemos de comenzar con las cosas más sencillas y si no conseguimos solucionar el problema, ir subiendo escalones como si de una pirámide se tratara, conviene no intentar saltarnos ningún escalón y desde luego no "matar moscas a cañonazos".

2.1. El abecé del tratamiento
Todo tratamiento debe contemplar:

- La eliminación o la disminución del dolor.

- La resolución de la contractura muscular refleja.

- La modificación de los gestos deportivos que pueden predisponer a la aparición del dolor.

- Los cambios en los hábitos de vida (posturas) que nos pueden provocar molestias en la columna.

2.2. Técnicas terapéuticas
Gráfico. Pirámide de tratamiento.

Higiene postural: Son el conjunto de posturas que debiéramos adoptar en nuestra vida cotidiana para la buena "convivencia" con nuestra espalda. A título de ejemplo: no estar mucho tiempo de pie, utilizar sillas que nos permitan tener flexionadas las piernas y el respaldo pegado a nuestra espalda, si tenemos que llevar un peso transportarlo pegado al abdomen, agacharse con las piernas un poco flexionadas, no planchar con los dos pies al mismo nivel, etc.

Escuela de espalda (back school): Conjunto de gestos que deberíamos realizar en nuestra vida laboral para evitar los dolores de espalda. La introdujeron algunas empresas hace unas décadas y consistía en clases para sus empleados sobre cómo prevenir esta patología. Con ello redujeron bajas laborales, disminuyeron gastos médicos y obtuvieron mayor productividad.

Cinesiterapia específica: Es la utilización de ejercicios específicos para el tratamiento de la espalda. Básicamente consisten en: flexibilizantes raquídeos (estiramiento de la musculatura paravertebral), potenciación de abdominales y paravertebrales, percepción de las posturas y autocorreción en decúbito supino (R.P.G. o Reeducación Postural Global), anticifosantes dorsales (ejercicios que tienden a paliar la cifosis o "chepa" dorsal normal), antilordosantes lumbares (tienden a paliar la lordosis o "hueco" lumbar) y ejercicios de relajación.

Masaje: Existe una gran variedad de técnicas de masaje. La mayor parte de ellas pretenden eliminar las contracturas musculares.

Tratamientos termales: Los balnearios y los centros termales son los centros depositarios del conocimiento sobre los tratamientos termales que nos han dejado las culturas griega, romana y árabe. Las termas ("termae") eran los lugares donde se realizaban estos tratamientos. Eran utilizadas tanto para el cuidado de la salud como para el tratamiento de las enfermedades. También eran sitios donde recuperarse de las batallas y los juegos. Durante el siglo XVI, la ciudad belga de Spa, en la provincia de Lieja, adoptó el acróstico latino de spa ("Salus Per Aquam") y se dio a conocer mundialmente por las propiedades curativas de sus aguas.

Algunas de las técnicas utilizadas en estos centros son: baño de burbujas, baño de hidromasaje, ducha circular, ducha escocesa, baño turco, sauna, chorro a presión, lodos, parafangos, etc.

Electroterapia: Son técnicas de electromedicina destinadas básicamente a la producción de calor y de efectos antiálgicos. Las más comunes son: la microonda, la onda corta, el láser, los ultrasonidos, el T.E.N.S. (en algunos electroestimuladores) y los campos magnéticos.

Fármacos: Los más utilizados son los anti-inflamatorios no esteroideos y los antiálgicos por vía oral y por vía tópica o pomadas (ácido acetil salicílico, diclofenaco, piroxicam, ibuprofeno, aclofenaco y otros). En algunas ocasiones se realizan infiltraciones locales que suelen llevar alguno de estos principios, esteroides y algún anestésico (procaína, lidocaína).

Clínica del dolor: Cuando el dolor de espalda no conseguimos erradicarlo con ninguno de los tratamientos "convencionales", podemos derivar a los pacientes a las clínicas del dolor, donde con técnicas más agresivas (bloqueos nerviosos centrales esporádicos o permanentes) intentarán paliar su sufrimiento.

Cirugía: Como último recurso, y siempre que los anteriores hayan fallado, debemos pensar en la cirugía. Las técnicas quirúrgicas más empleadas se basan en la extirpación del disco intervertebral herniado (discectomía) o en el ensanchamiento de los espacios por donde pasan los nervios (laminectomías).



Volver al índice 

  3. Algunos consejos prácticos
 
Deportes. Cada uno implica unos riesgos que hay que conocer para tener una salud de hierro.
:: Calentamiento

- Evitar quedarte frío tras el entrenamiento, procurando que haya una película de calor alrededor del tronco.

- Trotar o pedalear suavemente en bicicleta durante 10 ó 15 minutos.

- Estirar los músculos de la espalda suavemente, levantando los brazos y flexionando el tronco para tocar con las manos el suelo.

- Hacer ejercicios de torsión también suavemente, como si estuvierais danzando. Evitar las brusquedades, deslizaros como si bailárais claqué.

- Repetir algunos de los movimientos clásicos del deporte que vais a realizar, como siempre con soltura.

- Hacer algunos abdominales y algunos paravertebrales (lumbares entre otros), sin pasarse.

- Al acabar todo el entrenamiento, en el "enfriamiento", volver a trotar otra vez 10 ó 15 minutos y estirar un poco.

:: Durante la carrera

- Algún día a la semana dedicad tiempo a potenciar la franja abdominal.

- Procurad que la zancada no sea demasiado larga (para dar la siguiente partimos con la cadera baja y tenemos que dar un "latigazo" con la columna).

- Los brazos hay que llevarlos semiflexionados, sueltos y a la altura de la cadera. No los crucéis.

- Procurar no agarrotaros, se corre básicamente con las piernas, así que controlad las zancadas y a relajarse. Se puede ir "a tope" y relajado.

:: En la natación

- Combinar diversos estilos, para desarrollar por igual los músculos abdominales y los de la espalda.

- Crol: respirar cada tres brazadas, para no hacerlo siempre por el mismo lado.

- Braza: no mantener la cabeza constantemente fuera del agua.

- Si hay problemas lumbares es preferible practicar el estilo de espalda y compensar luego con ejercicios de abdominales.

:: En el ciclismo

- Graduar la altura del manillar y del sillín para evitar la posición forzada de la zona cervical.

- Usar una bicicleta con un buen sistema de amortiguación, buenos neumáticos y sillín de gel.

- Reforzar la musculatura abdominal.

:: En el tenis

- Reforzar los músculos del tronco y los abdominales, para soportar mejor los giros y las extensiones.

- Procurar flexionar un poco las piernas antes de golpear a la bola, los miembros inferiores no deben ser dos armatostes rígidos.

- Acompañar el golpeo de la pelota desde su inicio hasta el final "con todo el cuerpo". No seáis como "Frankenstein cazando mariposas".

- A la espalda le gusta más la tierra batida que las superficies duras.

:: En el golf

- Perfeccionar la técnica del swing , para ejecutarlo sin forzar la columna.

- Fortalecimiento de la musculatura con movimientos de inclinación lateral y de rotación en sentido contrario a los del swing.

- Utilizar palos de la longitud adecuada y con una buena empuñadura.

Dr. Fernando Serrano

Sport Life

Revista líder en España en Deporte y Salud


Volver al índice 

 Fecha de creación: 25/11/2002 15:12:44  
 Última actualización: 11/02/2008 18:03


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
PULEVAsalud le proporciona información orientativa, que en ningún caso pretende sustituir la consulta de un médico. Acuda a él en caso de duda.

¿Sabías que PULEVA te ofrece leches adaptadas con la mejor calidad nutricional?
Conoce nuestro compromiso en www.compromisopuleva.es

PULEVA SALUD, S.A.
Política de privacidad | Accionistas
 
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas