Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal

Foros de PULEVAsalud
Cáncer del conducto biliar extrahepático
El cáncer del conducto biliar extrahepático, un tipo de cáncer poco común, es una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas (malignas) en los tejidos del conducto biliar extrahepático.

1. ¿Qué es? 
2. Clasificación en etapas 
3. Tratamiento general 
4. Tratamiento por etapas 
 
  1. ¿Qué es?
 
El cáncer del conducto biliar extrahepático, un tipo de cáncer poco común, es una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas (malignas) en los tejidos del conducto biliar extrahepático.

El conducto biliar es un tubo que conecta el hígado y la vesícula biliar con el intestino delgado. La parte del conducto biliar que se encuentra afuera del hígado se llama el conducto biliar extrahepático. El hígado produce un líquido llamado bilis, que se acumula en la vesícula biliar, y cuya función es descomponer las grasas durante la digestión.

Cuando los alimentos se están descomponiendo en el estómago y los intestinos, la vesícula biliar vierte bilis por el conducto biliar hacia la primera parte del intestino delgado. El paciente debe consultar al médico si tiene alguno de los siguientes síntomas:

- Piel amarillenta (ictericia)
- Dolor en el abdomen
- Fiebre
- Picor

Cuando hay síntomas, el médico hace un examen y ordena algunos análisis para determinar si hay cáncer. Quizás ordene una ecografía, un examen en el que se usan ondas sonoras para detectar tumores. También puede hacerse una tomografía computarizada, un tipo especial de radiografía en el que se emplea una computadora para trazar una imagen del interior del abdomen. Además puede realizar otro examen especial conocido con el nombre de resonancia magnética (IRM), una tomografía en la que se utilizan ondas magnéticas para trazar una imagen del interior del abdomen.

El médico puede realizar una prueba llamada ERCP por sus siglas en inglés (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica). Durante esta prueba, se introduce un tubo flexible por la garganta, se pasa por el estómago y se hace llegar al intestino delgado. El médico puede ver a través del tubo e inyectar colorante en el tubo de drenaje (conducto) del páncreas de tal manera que el área pueda verse con mayor claridad en una radiografía.

Otra prueba que puede ayudar a detectar el cáncer del conducto biliar extrahepático es la colangiografía transhepática percutánea o PTC por sus siglas en inglés. Durante esta prueba, se introduce una aguja delgada en el hígado a por el lado derecho del paciente. Se inyecta colorante a través de la aguja en el conducto biliar del hígado de tal manera que los bloqueos se puedan ver en la radiografía.

Si se encuentra algún tejido que no es normal, el médico puede extraer una cantidad pequeña de líquido o de tejido del conducto biliar y analizarlo en el microscopio para determinar si hay células cancerosas. Este procedimiento se conoce con el nombre de biopsia y, por lo general, se lleva a cabo durante la PTC o la ERCP.

A veces resulta difícil establecer si el paciente tiene cáncer u otra enfermedad y, por lo tanto, puede ser necesario realizar una operación para determinar si hay cáncer en el conducto biliar. De ser este el caso, el médico hace un corte en el abdomen y examina el conducto biliar y los tejidos situados a su alrededor en busca de cáncer. Si hay cáncer y aparentemente éste no se ha diseminado a otros tejidos, el médico puede eliminar el cáncer o despejar los bloqueos causados por el tumor.

La probabilidad de recuperarse (pronóstico) y la selección del tratamiento dependen de la ubicación del cáncer en el conducto biliar, de la etapa del cáncer (si se encuentra únicamente en el conducto biliar o se ha diseminado a otros lugares) y del estado general de salud del paciente.


Volver al índice 

  2. Clasificación en etapas
 
Localizado
El cáncer se encuentra solamente en el área donde se originó y puede ser extraído en una operación.

Irresecable
No se puede eliminar todo el cáncer en una operación. El cáncer puede haberse diseminado a órganos y nódulos linfáticos vecinos o a otras partes del cuerpo. (Los nódulos linfáticos son estructuras pequeñas en forma de habichuela que se encuentran por todo el cuerpo y cuya función es la de producir y almacenar las células que combaten la infección.)

Recurrente
La enfermedad recurrente significa que el cáncer ha vuelto a aparecer después de haber sido tratado. Puede reaparecer en el conducto biliar o en otra parte del cuerpo.


Volver al índice 

  3. Tratamiento general
 
Se emplean dos clases de tratamiento:

- Cirugía (extracción del cáncer o toma de medidas para aliviar los síntomas causados por el cáncer).

- Radioterapia (uso de rayos X de dosis altas para eliminar las células cancerosas).

Se están estudiando en ensayos clínicos otros tratamientos para el cáncer del conducto biliar extrahepático. Entre estos se encuentran:

- Quimioterapia (uso de medicamentos para eliminar células cancerosas).

- Terapia biológica (uso del sistema inmunitario del cuerpo para combatir el cáncer).

La cirugía es un método común de tratamiento para el cáncer del conducto biliar extrahepático. Si el cáncer es pequeño y se encuentra solamente en el conducto biliar, el médico puede extraer el conducto biliar en su totalidad y hacer un conducto nuevo mediante la conexión de las aberturas del conducto en el hígado con el intestino.

También extrae los nódulos linfáticos y los analiza en el microscopio para determinar si hay cáncer. Si el cáncer se ha diseminado fuera del conducto biliar, el cirujano puede extraer el conducto biliar y los tejidos situados a su alrededor.

Cuando el cáncer se ha diseminado y no puede ser extraído, el médico puede realizar una operación para aliviar los síntomas. Cuando el cáncer está bloqueando el intestino delgado y la bilis se acumula en la vesícula biliar, el médico puede hacer una operación para esquivar (circundar) todo el intestino delgado o parte de él. Durante esta operación, el médico cortará la vesícula biliar o el conducto biliar y lo coserá al intestino delgado. Este procedimiento se conoce como anastomosis o derivación biliar.

También se puede efectuar procedimientos quirúrgicos o de rayos X para colocar un tubo (catéter) que drene la bilis que se ha acumulado en el área. Durante estos procedimientos, el médico puede hacer drenar el catéter por un tubo hacia el exterior del cuerpo, o el catéter puede pasar alrededor del área bloqueada y drenar la bilis en el intestino delgado.

Además, si el cáncer está bloqueando el flujo de alimentos del estómago, el estómago puede coserse directamente al intestino delgado de manera que el paciente pueda seguir comiendo normalmente.

La radioterapia consiste en el uso de rayos X de alta energía para eliminar células cancerosas y reducir tumores. La radiación puede provenir de una máquina situada fuera del cuerpo (radioterapia de haz externo) o de materiales que producen radiación (radioisótopos) colocados a través de tubos plásticos delgados en el área donde se encuentran las células cancerosas (radioterapia interna).

La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos para eliminar las células cancerosas. La quimioterapia se puede tomar de forma oral, o se puede introducir en el cuerpo insertando una aguja en una vena o en un músculo. Se dice que la quimioterapia es un tratamiento sistémico porque el medicamento se introduce a la corriente sanguínea, viaja a través del cuerpo y puede eliminar las células cancerosas situadas fuera del conducto biliar.

La terapia biológica trata que el cuerpo combata el cáncer. Se utiliza materiales producidos por el cuerpo o en el laboratorio para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra la enfermedad. La terapia biológica también se conoce con el nombre de terapia modificadora de la respuesta biológica (BRM, por sus siglas en inglés) o inmunoterapia. Este tratamiento está en fase de ensayo clínico.


Volver al índice 

  4. Tratamiento por etapas
 
- Localizado
El tratamiento puede ser uno de los siguientes:

· Cirugía para extraer el cáncer.
· Cirugía para extraer el cáncer seguida de radioterapia de haz externo.

- Irresecable
El tratamiento puede ser uno de los siguientes:

· Cirugía u otros procedimientos para esquivar el bloqueo en el conducto biliar.
· Cirugía u otros procedimientos para esquivar el bloqueo en el conducto biliar seguida de radioterapia de haz externo o de radioterapia interna.

- Recurrente
El tratamiento depende de varios factores, entre ellos, el sitio donde ha vuelto a aparecer el cáncer y el tipo de tratamiento que el paciente ha recibido anteriormente. Se está evaluando nuevos tratamientos en ensayos clínicos.

Información del National Cancer Institute (EE.UU.)

Página web: www.cancer.gov (en español)

Puleva Salud


Volver al índice 

 Fecha de creación: 05/03/2004 09:54:48  
 Última actualización: 19/10/2007 12:30


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
PULEVAsalud le proporciona información orientativa, que en ningún caso pretende sustituir la consulta de un médico. Acuda a él en caso de duda.

¿Sabías que PULEVA te ofrece leches adaptadas con la mejor calidad nutricional?
Conoce nuestro compromiso en www.compromisopuleva.es

PULEVA SALUD, S.A.
Política de privacidad | Accionistas
 
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas