Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal

Foros de PULEVAsalud
El juego, vehículo de aprendizaje para el niño
El juego es vital en muchos aspectos del desarrollo social, emocional e intelectual de los niños y en el aprendizaje académico. En este artículo se explican los beneficios del deporte y del juego en los más pequeños.

1. Beneficios del juego en los niños 
2. Jugar, mejor que competir 
3. Dos modelos de juego o diversión 
 
  1. Beneficios del juego en los niños
 
Juego. En los niños, desarrolla una actitud positiva hacia el aprendizaje.
Es uno de los vehículos más poderosos que tienen los niños para probar y aprender bien nuevas habilidades, conceptos y experiencias. El juego puede ayudar a los niños a desarrollar el conocimiento que necesitan para conectarse de manera significativa con los desafíos que encuentran en la escuela, por ejemplo, el aprendizaje de la alfabetización, matemática y ciencias, así como aprender a interactuar positivamente con otros.

El juego también contribuye al modo en que los niños se ven a sí mismos como aprendices. Mientras juegan, resuelven problemas confusos y perturbadores de índole social, emocional e intelectual. Encuentran nuevas soluciones e ideas y experimentan el sentido de poder que surge de tener el control y de imaginar cosas por sí solos (algo que los niños suelen no lograr en la vida real).

Esto los ayuda a desarrollar una actitud positiva hacia el aprendizaje: descubrir cómo funcionan algunos problemas interesantes y a resolverlos de manera creativa. El juego es un proceso dinámico y diverso continuo.

Se afirma que el juego y el movimiento son elementos constitutivos de la infancia, les ayuda a su desarrollo físico y emocional, además de que durante la actividad desarrollan cualidades psíquicas importantes como la seguridad, la toma de decisiones, la disposición al riesgo y la autoconfianza.

En nuestro tiempo actual, estos movimientos se han visto obstaculizados por varios factores, uno de ellos físico: no hay espacio para que nuestros niños puedan moverse a sus anchas: las casas, de la mayoría de los ciudadanos, son pequeñas, hay tráfico que pone en peligro la vida de los niños y la inseguridad ha provocado temor hasta para ir a un parque. Debido a esto, practicar un deporte se ha convertido en una buena solución para motivar a los niños a algo tan sencillo como es que se muevan y logren los objetivos.


Volver al índice 

  2. Jugar, mejor que competir
 
Vemos a diario la incapacidad de algunos padres para asimilar que sus hijos no valen para la especialidad elegida por ellos. Resulta decepcionante verlos marchar de un partido totalmente deprimidos, no por haber perdido, sino por la regañina que le habían propinado sus propios padres.

Este es uno de los más grandes problemas en el deporte infantil, esa exigencia en una práctica que para los niños debe ser un placer, un juego, no una obligación de morirse en la raya para que sus padres estén contentos. Los adultos olvidamos que el deporte infantil se rige por otras reglas que tienen una máxima: el niño ha de jugar y practicar actividades que le favorezcan en su desarrollo integral, retrasando la especialización en el deporte hasta los 16 años.

Lo mejor es que el niño haga un poco de todo y que juegue. De esa forma puede practicar distintas actividades que favorezcan a un desarrollo general. El niño debe elegir el deporte en el que desea profundizar, ya que cuando los padres lo presionan, es normal que acabe por abandonar la disciplina que lo han empujado a practicar.

La práctica del deporte infantil es importante, pero no debe ser ni la única (también está la escuela) ni la más importante actividad. El interés por el estudio del juego en la escuela a partir del registro de los maestros es una idea que debe crecer con el entusiasmo y el esfuerzo solidario de nuestros docentes.

El primer objetivo debería ser ensayar nuevos modos de observación de los juegos infantiles en los patios escolares, mediando un cambio de actitud en el docente que implique la incorporación comprensiva del "sujeto que juega" y sus practicas sociales particulares.

La observación y el registro de juegos en el patio escolar constituye un ejercicio de aproximaciones progresivas a la dinámica particular de cada patio y un entrenamiento para la identificación de los obstáculos personales que presentan nuestros hijos.

Interesarse por los juegos de los niños de cada lugar es interesarse por la comprensión de aspectos no siempre conocidos de la vida cotidiana local. Y no solamente eso. Asomarse a los bordes del patio para sondear en las profundidades muchas veces oscuras de los juegos infantiles es una privilegiada oportunidad de tienen los educadores para aprender algo más sobre el "sujeto que juega" y poner en valor la riqueza (o no) de esos “saberes prácticos”, saberes que se despliegan y alcanzan su verdadera importancia en la escala de lo próximo y cotidiano.

Los patios representan, por tradición, los lugares del encuentro y la confusión, del esparcimiento y la distracción, de la catarsis y la trasgresión. Los patios representan también, para ciertos educadores, el espacio cotidiano de trabajo.


Volver al índice 

  3. Dos modelos de juego o diversión
 
Al plantearse de una manera general los diferentes aspectos que conlleva el juego y deporte en el niño, podemos de entrada diferenciar fundamentalmente dos modelos de juego o diversión: un modelo competitivo y un modelo participativo.

Lo competitivo se asocia a exigencia, niveles variables de estrés y situaciones de éxito o fracaso. Lo participativo se relaciona con aspectos más lúdicos, relajantes y socializadores. Uno y otro modelos deben llevar consigo un una adecuación de las exigencias y resultados al desarrollo fisiológico y psicológico del organismo infantil, teniendo en cuenta que dentro del crecimiento y desarrollo existen importantes diferencias interpersonales, siendo uno de los mejores ejemplos la etapa peripuberal, con todos los cambios que conlleva.

De aquí parte la orientación al juego más oportuno, con adecuación de los niveles de exigencia y en un planteamiento de racionalidad, reservando el deporte competitivo solo para los mejor dotados y motivados. De esta manera aprovecharemos mejor los beneficios de estas actividades, procurando diversión, educación, una mayor y mejor interrelación social; propiciando unos buenos niveles de autoconfianza, con satisfacción personal, evasión y todo ello abocando a un mejor estado de salud.

El juego individual de cada niño evoluciona y cambia a medida que el niño madura y adquiere experiencia y destreza. El juego también varía entre los niños de acuerdo a la edad, las experiencias (que les brindan el contenido para usar en el juego), el ambiente familiar y grupo cultural, y la disposición individual.

Se ha comprobado la influencia positiva de la actividad física en el desarrollo motor del niño, ya desde las primeras etapas de la vida. La maduración progresiva del individuo conlleva a establecer sus propios límites de resistencia, fuerza, destreza, velocidad, flexibilidad y habilidad

La Academia Americana de Pediatría, como medios preventivos en el juego /deporte del lactante, propugna lograr desde el entorno familiar, unas condiciones medioambientales adecuadas y una estimulación óptima precoz, para así favorecer y fomentar actitudes y aptitudes positivas del niño, desestimando en gran medida la promoción de programas estructurados.

En este esquema, las modalidades recomendadas de ejercicio en el lactante, pasan por la realización de técnicas de ?masaje?; ejercicios pasivos y ?ayudados? de equilibrio y sostén; así como el favorecer progresivamente y de manera secuencial la sedestación, bipedestación y deambulación.

La natación, que mejor debiéramos denominar ?inmersión? y flotación activa del lactante, es una práctica (moda) que se ha extendido en los últimos años, preconizándose como positiva y favorecedora de la psicomotricidad.

Los niños más mayorcitos obtendrán un mayor beneficio del juego en la medida que ellos más aporten al mismo con su propia creatividad: imaginación, capacidades, experiencias y necesidades, como guionistas, actores, productores y directores.

En cambio, cuando pasan rápidamente de una actividad a otra, de juguete a juguete y sus juegos asocian mímica e imitación de los comportamientos y guiones de otros, probablemente tendrán menos oportunidades de desarrollar la gama completa de habilidades y actitudes positivas que el juego creativo les puede brindar.


Volver al índice 

Dr. D. Francisco Gilo Valle

Pediatra

Madrid

 Fecha de creación: 11/10/2004 12:35:28 
 Última actualización: 30/03/2010 13:01


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
PULEVAsalud le proporciona información orientativa, que en ningún caso pretende sustituir la consulta de un médico. Acuda a él en caso de duda.

¿Sabías que PULEVA te ofrece leches adaptadas con la mejor calidad nutricional?
Conoce nuestro compromiso en www.compromisopuleva.es

PULEVA SALUD, S.A.
Política de privacidad | Accionistas
 
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Comparte tu experiencia sin lactosa
Avalado por las principales sociedades médicas