Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal

Foros de PULEVAsalud
La apendicitis aguda
La llamada apendicitis consiste en la inflamación del apéndice, que es una extensión del intestino grueso en forma de saco. Se trata de una enfermedad que aparece más frecuentemente en personas jóvenes, entre la segunda y la tercera década de la vida. Se da con igual frecuencia en hombres y mujeres. Puede causar más complicaciones en pacientes ancianos y en las mujeres embarazadas, porque sus síntomas son más difíciles de diagnosticar. No obstante, es una enfermedad que se cura mediante la cirugía.

1. La apendicitis, ¿cómo se manifiesta? 
2. ¿Cómo se diagnostica la apendicitis? 
3. Tipos de pacientes que sufren apendicitis  
4. Tratamiento y recomendaciones 
 
  1. La apendicitis, ¿cómo se manifiesta?
 
Asesor. El Dr. Julio Mayol, cirujano general y de digestivo del H. Clínico San Carlos.
La apendicitis es la inflamación e infección del apéndice (una extensión del intestino grueso que tiene forma de saco). El apéndice está unido por su base al colon y presenta una considerable libertad de movimientos, que se ve limitada en parte por la inserción de su base.

Se produce cuando se obstruye el interior del apéndice por heces, o más raramente por parásitos que habitan en el intestino grueso. Como consecuencia de ello, tiene lugar la inflamación de sus paredes. Este proceso facilita la invasión de los tejidos del apéndice por bacterias propias del intestino.

La apendicitis se manifiesta a través de diferentes síntomas y signos. Estos, en ocasiones, se presentan con gran rapidez. Entre los más importantes, destacan los siguientes:

- El síntoma inicial de esta enfermedad suele ser el dolor en el abdomen. Puede comenzar alrededor del ombligo hasta localizarse posteriormente en la zona del apéndice (zona inferior derecha del abdomen). Es en esta parte donde el dolor se vuelve más intenso y constante.

- Este dolor puede venir acompañado por náuseas, vómitos, ganas de defecar o de expulsar los gases.

- Otras manifestaciones que evidencian que una persona puede sufrir de apendicitis son fiebre y escalofríos, hinchazón de la zona abdominal o pérdida de apetito.


Volver al índice 

  2. ¿Cómo se diagnostica la apendicitis?
 
El método de diagnóstico más importante de la apendicitis aguda es la evaluación que el médico realiza al paciente sobre el dolor y los síntomas, lo que permite sospecharla y descartar otro tipo de enfermedad.

Este diagnóstico precoz es importante y necesario, ya que la apendicitis no cuenta con factores externos que predispongan al paciente a desarrollar la enfermedad, por lo que es difícil predecir qué pacientes la desarrollarán y cuáles no.

Además del examen físico y de la historia clínica del paciente, el médico solicitará una serie de pruebas para un diagnóstico más claro y fiable. Las más importantes son los siguientes:

- Análisis de sangre. El recuento elevado de glóbulos blancos sugiere una infección.

- Análisis de orina. Este examen se realiza para descartar una posible infección urinaria.

- Radiografía del abdomen.

- Ecografía abdominal. Las ecografías se utilizan para ver si el apéndice está aumentado de tamaño o se ha producido una complicación (por ejemplo, peritonitis)

- Tomografía computarizada abdominal. Mediante una sofisticado sistema de procesadores y proyecciones de rayos X, puede verse el interior del abdomen con más precisión. Sirve para los casos en que su diagnóstico es dudoso.


Volver al índice 

  3. Tipos de pacientes que sufren apendicitis
 
Mayores. Suele ser más peligrosa porque presentan menos síntomas.
El diagnóstico precoz es primordial entre los pacientes con apendicitis, aunque en ocasiones puede ser difícil. Si no se detecta y no se opera en fases precoces, la apendicitis puede avanzar hasta una peritonitis.

Cuando la apendicitis se complica con una peritonitis se corre el riesgo de que se produzca una infección generalizada , que puede llevar al fallo de funcionamiento del organismo, el denominado fallo multiorgánico, que acarrea un gran riesgo de causar la muerte del paciente.

La apendicitis aguda se presenta, generalmente, entre la segunda y la tercera década de la vida. Las mujeres tienen el mismo riesgo de padecerla que los hombres. Entre las personas jóvenes la apendicitis aguda es más fácil de diagnosticar, porque los síntomas y los signos se muestran de forma clara.

La apendicitis aguda suele ser más peligrosa en personas mayores, porque presentan menos síntomas, lo que puede demorar más tiempo el tratamiento y aumentar el riesgo de llegar hasta una peritonitis.

En mujeres en edad fértil o embarazadas es difícil diferenciar la inflamación del apéndice de cuadros de inflamación de las trompas de Falopio (salpingitis) o de molestias propias del embarazo (por compresión).


Volver al índice 

  4. Tratamiento y recomendaciones
 
Operación. Suele ser por vía de urgencia y consiste en la extirpación del apéndice.
La manera más eficaz de tratar la apendicitis es la cirugía (la extirpación del apéndice o apendicectomía), aunque no siempre se puede realizar la operación en el momento del diagnóstico.

En un mínimo de casos, en los que existe un plastrón apendicular (masa inflamatoria que rodea el apéndice) es recomendable esperar, realizando un tratamiento médico basado en antibióticos y sueros por vía intravenosa hasta que la inflamación baje. Una vez que la hinchazón se reduzca, se realiza la operación.

Esto sólo ocurre en casos aislados, en la gran mayoría de los pacientes con apendicitis, el médico tiene que operar de urgencia, quitando el apéndice.

Hoy en día el apéndice puede extirparse de dos formas diferentes:

- Por la vía de la cirugía clásica o abierta. Bajo anestesia general se realiza una incisión en la parte inferior del lado derecho del abdomen para extirpar el apéndice. En ocasiones puede ser necesario dejar un tubo de drenaje dentro del abdomen.

- Por el método laparoscópico. También bajo anestesia general. Este procedimiento utiliza varias incisiones pequeñas, la insuflación de la cavidad peritoneal con un gas y una cámara unida a un telescopio (laparoscopio) para mirar dentro del abdomen durante la operación. La laparoscopia es más útil en mujeres embarazadas o en edad fértil, al permitir diferenciar si se trata de apendicitis o de una inflamación de las tropas de Falopio.

El tiempo de duración del tratamiento postoperatorio y de la recuperación es variable dependiendo de la intensidad de la enfermedad en el momento de la cirugía, del estado previo del paciente y del método realizado.

- Según la intensidad de la enfermedad, hay apendicitis leves que requieren un ingreso de 24 horas tras la cirugía, con una recuperación de dos o tres semanas. Mientras que las más graves, en las que el apéndice se ha roto, se necesita más tiempo de recuperación.

- Según el método realizado. En el caso de la laparoscopia la recuperación es más rápida, porque la operación se realiza mediante incisiones más pequeñas que producen menos dolor y menos incapacidad al paciente.

No obstante, en la elección de uno u otro procedimiento hay que tener en cuenta que la frecuencia de complicaciones es similar para ambos. La decisión sobre el procedimiento a realizar se toma según las características del paciente y la experiencia del cirujano que vaya a operar.

Las personas a las que se les haya extirpado el apéndice pueden llevar una vida normal, por lo que no son necesarios los cambios en la dieta, ejercicio o modificaciones en el estilo de vida del paciente.

Europa Press

Con información facilitada por el Dr. Julio Mayol
Cirujano general y del aparato digestivo del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).


Volver al índice 

 Fecha de creación: 22/02/2005 10:12:11  
 Última actualización: 30/10/2008 15:29


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
PULEVAsalud le proporciona información orientativa, que en ningún caso pretende sustituir la consulta de un médico. Acuda a él en caso de duda.

¿Sabías que PULEVA te ofrece leches adaptadas con la mejor calidad nutricional?
Conoce nuestro compromiso en www.compromisopuleva.es

PULEVA SALUD, S.A.
Política de privacidad | Accionistas
 
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Test desayuno infantil
Avalado por las principales sociedades médicas