Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal

Foros de PULEVAsalud
La importancia en nuestro organismo de la vitamina D
La vitamina D cumple un papel esencial en el organismo, siendo necesaria para la absorción y el mantenimiento de los niveles de calcio que permiten el mantenimiento de una estructura adecuada en los huesos y los dientes y una correcta función del sistema nervioso.

1. ¿Qué es la vitamina D? 
2. ¿De dónde la obtenemos? 
3. Acciones de la vitamina D 
4. Cantidad diaria recomendada de vitamina D 
5. Causas del déficit de vitamina D 
6. Consecuencias del déficit de vitamina D  
7. Déficit de vitamina D en los niños 
8. Déficit de vitamina D en los ancianos 
9. Exceso de vitamina D 
 
  1. ¿Qué es la vitamina D?
 
La vitamina D pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles. Esto significa que necesita las grasas para su transporte. La vitamina para llegar a ser activa debe sufrir una serie de procesos en el organismo.

Se forma a partir de dos provitaminas: la provitamina 7-deshidrocolesterol o provitamina D3 que es de origen animal y el ergosterol o provitamina D2, de origen vegetal, presente en levaduras y vegetales.

En la piel, gracias a la acción de las radiaciones ultravioletas que recibimos con la luz del sol, se transforman respectivamente en colecalciferol (vitamina D3) y ergocalciferol (vitamina D2).

En el hígado se transforman en 25-hidroxicolecalciferol (o calcidiol) y posteriormente en el riñón se transforma en 1-25 dihidroxicolecalciferol (o calcitriol), que es el producto más activo de la vitamina D para inducir la absorción intestinal de calcio y fósforo y la reabsorción ósea.


Volver al índice 

  2. ¿De dónde la obtenemos?
 
La fuente principal de vitamina D es la luz del sol, que estimula el paso de provitamina D a previtamina D y luego a vitamina D en la piel. La exposición al sol de unos 10 minutos tres o cuatro días a la semana garantiza unos niveles adecuados de esta vitamina en el otganismo.

La vitamina D producida en la piel se almacena en el tejido adiposo y el músculo para cubrir las necesidades en épocas del año donde no hay exposición al sol.

Otra parte de la vitamina D como tal procede de los alimentos. Son ricos en vitamina D el pescado azul, aceite de hígado de pescado (sobre todo el aceite de hígado de bacalao), margarina, yema de huevo, leche y productos lácteos.


Volver al índice 

  3. Acciones de la vitamina D
 
La vitamina D tiene un comportamiento en el organismo que hace que sea considerada una hormona.

La vitamina D participa en la homeostasis mineral, en la regulación de la expresión genética y en la diferenciación celular.

Es la única sustancia conocida que estimula la absorción de calcio y fósforo de los alimentos en el intestino delgado, especialmente en el yeyuno, y además incrementa en el riñón la reabsorción de calcio y fósforo, siendo pues esencial para mantener la concentración de estos minerales en la sangre y para la mineralización ósea.

Además, estimula la diferenciación de las células óseas formadoras de hueso llamadas osteoblastos.

Su actividad en el sistema endocrino hace que tenga gran importancia en la salud, especialmente durante el embarazo.


Volver al índice 

  4. Cantidad diaria recomendada de vitamina D
 
La cantidad diaria recomendada (RDA) es de 5 µg (microgramos) al día (400 U/día) . Esta cantidad asegura la prevención del raquitismo y garantiza el adecuado desarrollo óseo en niños y adolescentes.

Los adultos de más de 50 años deben aumentar su ingesta hasta 10 µg/día e incluso de 15 µg/día a partir de los 70 años. Las máximas cantidades diarias tolerables son de 25 µg/día para los niños y de 50 µg/día para los adultos.


Volver al índice 

  5. Causas del déficit de vitamina D
 
La vitamina D actúa previniendo y curando el raquitismo y la osteomalacia.

El raquitismo es una enfermedad ósea que se produce en los niños por carencia de vitamina D. Si esta carencia sucede en los adultos, se produce una enfermedad llamada osteomalacia.

Este déficit de vitamina D en el organismo puede deberse a una falta de su ingesta o a una resistencia del organismo a la acción de la vitamina D.

En el primer caso la causa puede ser una dieta pobre en vitamina D junto a una pobre exposición al sol. Otras causas son los síndromes de malabsorción, diarreas, la cirugía del tubo digestivo, algunas enfermedades hepáticas y renales o el consumo de anticonvulsivantes como difenilhidantoína y barbitúricos.


Volver al índice 

  6. Consecuencias del déficit de vitamina D
 
Una falta de vitamina D en el organismo provoca una disminución en la absorción de calcio por el intestino.

Este déficit de calcio en la sangre activa a la glándula paratiroides la cual produce una mayor cantidad de hormona paratiroides. Esta hormona actúa sobre el hueso liberando sales de calcio y fósforo del mismo. También actúa sobre el riñón estimulando la pérdida de fósforo a través de la orina.

Toda esta reacción tiene por objeto normalizar los niveles de calcio en la sangre donde es imprescindible para el funcionamiento inmediato de los sistemas que garantizan la vida. Aun a costa de un proceso lento (y por ello subsanable a corto plazo) de desmineralizar los huesos.


Volver al índice 

  7. Déficit de vitamina D en los niños
 
Están protegidos del raquitismo los bebés alimentados al pecho, niños con una alimentación equilibrada, que se exponen al sol (paseos, juego...).

Tienen menos protección frente al raquitismo los niños alimentados con biberón, los que no salen a tomar el sol, viven en zonas de poca luz solar y los que se alimentan con leche desnatada a la que no se le haya añadido la vitamina D.

También están más desprotegidos los que reciben medicación anticonvulsivante, los recién nacidos prematuros y los que nacen con menos peso del que les correspondería para el momento gestacional.


Volver al índice 

  8. Déficit de vitamina D en los ancianos
 
En el caso de las personas mayores, los déficits de vitamina D son más frecuentes que en el adulto joven.

Esto sucede por la unión de varias circunstancias: descuidan su alimentación con lo que la ingestión de vitamina D suele ser insuficiente, la absorción de la vitamina en el intestino esta disminuida, la capacidad del riñón para activar la provitamina esta disminuida y la capacidad de la piel del anciano para producir la vitamina es cuatro veces inferior a la del adulto joven. A esto se suma una menor exposición de muchos ancianos al sol por enfermedades que les mantienen recluidos.

La carencia de esta vitamina es especialmente frecuente en las zonas geográficas donde hay menos incidencia de los rayos solares. Como consecuencia hay un aumento de las manifestaciones clínicas de la hipovitaminosis: hiperparatiroidismo, la osteoporosis, la osteomalacia y las fracturas óseas que afectan mucho a la calidad de vida del anciano.

Estudios recientes (Journal of the American College of Nutrition, Volumen 21(4)) han demostrado que la absorción y el metabolismo de la vitamina D no se ven afectados por el envejecimiento, cuando este nutriente es aportado por un suplemento en dosis bajas.


Volver al índice 

  9. Exceso de vitamina D
 
La ingesta de cantidades de vitamina D superiores a las recomendadas puede producir una elevación de los niveles sanguíneos de calcio y fósforo, una pérdida de calcio de los huesos que pasa a la sangre y un acúmulo de calcio en los tejidos blandos como el riñón, corazón, pulmones y otros tejidos. Los síntomas suelen ser nauseas y vómitos.


Volver al índice 

Dra. Dª. Ana María Roca Ruiz

Médica y Odontóloga. Máster en Nutrición

Puleva Salud

 
 Última actualización: 19/11/2012 12:14


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
PULEVAsalud le proporciona información orientativa, que en ningún caso pretende sustituir la consulta de un médico. Acuda a él en caso de duda.

¿Sabías que PULEVA te ofrece leches adaptadas con la mejor calidad nutricional?
Conoce nuestro compromiso en www.compromisopuleva.es

PULEVA SALUD, S.A.
Política de privacidad | Accionistas
 
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Comparte tu experiencia sin lactosa
Avalado por las principales sociedades médicas