Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal

Foros de PULEVAsalud
Premios y castigos
Los premios y castigos no son buenos o malos en sí mismos, dependerán del modo en que los utilicemos. Todos en alguna ocasión los hemos recibido y los hemos utilizado como medios para reforzar o corregir conductas.

1. Premios y castigos como instrumento educativo 
2. Cómo premiar 
3. Cómo castigar 
 
  1. Premios y castigos como instrumento educativo
 
En todas las familias se dan una serie de circunstancias que van a determinar la manera de ser de los hijos. De la forma en que los eduquemos va a depender su carácter futuro.

Todas las familias deben tener una serie de normas que habrán de ser cumplidas tanto por los hijos como por los padres y cada hijo deberá tener asignado una tarea que cumplir, además de un comportamiento común que deberán ir aprendiendo: ser ordenados, buenos modales en la mesa, tratar con respeto a los demás, cumplir los horarios, etc.

Los niños actúan imitando las conductas. Es muy importante, por tanto, que vean en sus padres a personas disciplinadas que cumplen las normas de la familia y que en todo momento actúan con respeto y educación. Ante el incumplimiento de sus tareas o ante un comportamiento inadecuado, los padres deben actuar haciéndoles saber a sus hijos que esa forma de actuar no es la que esperan de ellos.

Todos los padres, utilizan en algunas ocasiones como instrumento para educar a sus hijos, los premios y los castigos. Tanto uno como otro son métodos que pueden servir de gran ayuda para educar y para ir modelando la conducta de los hijos, todo dependerá de cómo los manejemos. Estos métodos son eficaces si no se utilizan con excesiva frecuencia y en los casos en que el tratamiento habitual, conversar y reflexionar no surta efecto.


Volver al índice 

  2. Cómo premiar
 
Los premios sirven para reforzar la buena conducta. Es decir, si inmediatamente después de que nuestro hijo realice alguna tarea o tras una buena conducta, sucede algo gratificante para él, éste tenderá a hacer lo mismo con más frecuencia. De esta forma, con el paso del tiempo estas conductas se van repitiendo hasta que los niños consiguen aprenderlas.

El niño debe entender con claridad qué conducta es la que esperan de él y qué es lo que los padres desean que haga con más frecuencia para ganar la recompensa. No hay que decir "qué desobediente eres" sino "por favor, pon la mesa".

La recompensa debe ser inmediata y siempre la acordada, si cambiamos o retrasamos el premio que ya habíamos acordado lo entenderá como un incumplimiento de nuestra promesa. Por su parte, él deberá cumplir total y perfectamente con lo pactado; de lo contrario, no debemos recompensarle.

Si deseamos que nuestro hijo cambie una conducta concreta, hasta que el comportamiento nuevo esté bien aprendido, debemos premiarlo cada vez que se produzca y conforme vaya mejorando su conducta ir distanciando las recompensas, a la vez que vamos introduciéndole otras exigencias nuevas hasta conseguir la conducta deseada.

Para que los premios sean eficaces, debemos ir variándolos con el fin de que no pierdan interés para el niño. Debemos observar qué es lo que más le gusta a nuestro hijo y utilizarlo como recompensa.

Los premios pueden ser de diferentes formas:

- Los afectivos consisten en un reconocimiento, una sonrisa, un abrazo, felicitaciones, etc. Que nuestro hijo sepa mediante muestras de afecto que su conducta nos ha gustado y ha sido la correcta.

- Los materiales pueden ser objetos, dinero o ir acumulando méritos hasta alcanzar un gran premio.

- Y los liberadores consisten en librarse de alguna tarea fastidiosa para él. Estos últimos para niños más mayores.

Los premios son más eficaces y útiles para corregir conductas o alcanzar la conducta deseada que los castigos.


Volver al índice 

  3. Cómo castigar
 
Los castigos se utilizan como medio para corregir un comportamiento inadecuado. Sólo son eficaces si no se utilizan con excesiva frecuencia ni como recurso principal. No deben ser por tanto el modo habitual de corregir.

El castigo por sí solo no es suficiente, debe ir acompañado de refuerzos positivos que enseñen al niño cómo sustituir su mala conducta por otra adecuada. Es decir, mostrarle qué es lo que debe hacer y elogiarle y felicitarle cuando lo consiga.

Para aplicar un castigo, el niño debe estar advertido con anterioridad que ese tipo de comportamiento será castigado. Debemos reprenderle en el momento, ya que las conductas se regulan mediante consecuencias inmediatas. No obstante, si consideramos que estamos demasiado alterados debemos esperar a tranquilizarnos, de lo contrario, lo más probable es que le pongamos un castigo desmesurado.

Debemos ser coherentes y firmes. Si le hemos dicho que esa tarde no verá la televisión como castigo, no podemos ceder a los cinco minutos porque nos está dando la lata y si él sabe que hasta que su cuarto no esté ordenado no podrá salir, debemos hacer que lo cumpla y no ceder.

Hemos de tener siempre presente que a través del castigo lo que pretendemos es corregir a nuestro hijo un comportamiento, debemos, por tanto, poner castigos que sean eficaces y posibles de cumplir, olvidarnos de las amenazas que no haremos cumplir y de los castigos que sean excesivamente largos.

Dª. Trinidad Aparicio Pérez

Psicóloga clínica. Psicóloga escolar

Centro de Psicología Alarcón. Granada.


Volver al índice 

 Fecha de creación: 06/07/2005 12:54:06  
 Última actualización: 19/10/2007 13:33


comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
PULEVAsalud le proporciona información orientativa, que en ningún caso pretende sustituir la consulta de un médico. Acuda a él en caso de duda.

¿Sabías que PULEVA te ofrece leches adaptadas con la mejor calidad nutricional?
Conoce nuestro compromiso en www.compromisopuleva.es

PULEVA SALUD, S.A.
Política de privacidad | Accionistas
 
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Comparte tu experiencia sin lactosa
Avalado por las principales sociedades médicas