Alimentación infantil Alimentación escolar Huesos fuertes Corazón sano Bienestar digestivo
     Test desayuno infantil
Conoce todo sobre los grandes temas de la medicina y sobre las enfermedades más frecuentes.
Descubre las claves de la alimentación humana y cómo conseguir que la nuestra sea saludable.
Cuídate con Pulevasalud.com y aprende a sacarte el máximo partido, estar en forma, vencer el estrés...
Toda la información sobre salud, nutrición y bienestar en cada momento de nuestra vida.
Conoce los secretos del cuerpo humano de una forma entretenida con nuestras aplicaciones multimedia
Una puerta abierta a la actualidad y al encuentro virtual de los usuarios en nuestros foros y chats
Conoce quiénes somos, las Sociedades Médicas que participan en Pulevasalud.com y cómo navegar por el portal

Foros de PULEVAsalud
Infarto agudo de miocardio
Es uno de los problemas de salud más comunes, y quizás el que en mayor medida preocupa a la población. A continuación se exponen las causas, pronóstico, consecuencias y posibles tratamientos a esta dolencia.

1. Concepto 
2. Causas 
3. Pronóstico 
4. ¿Qué consecuencias tiene? 
    4.1. La mortalidad del infarto 
5. Tratamiento 
 
  1. Concepto
 
El infarto agudo de miocardio se desarrolla como consecuencia de la obstrucción prolongada de una arteria coronaria principal y que, por tanto, acaba en la necrosis aguda del músculo que bombea la sangre en el corazón.

La necrosis es la muerte de parte del músculo que bombea la sangre. Trae como consecuencia la conversión de dicho músculo en una cicatriz, disminuyendo, por tanto, su capacidad de bombear sangre.


Volver al índice 

  2. Causas
 
Infarto. Representación de una arteria sana (izqda) y una obstruida (dcha).
Durante muchos años se discutió si la causa del infarto agudo de miocardio era la obstrucción de la arteria coronaria -que provocaba la falta de riego a esa parte del músculo del corazón (miocardio)-, o el hecho de que la sangre no circulara en esa zona, produciendo un trombo (coágulo) dentro de una de las arterias que riegan el corazón. En este caso, el coágulo era la consecuencia del infarto.

Cuando se empezaron a ver las arterias coronarias mediante la introducción de catéteres por alguna de las arterias del cuerpo (coronariografías), se vio que en las primeras horas tras producirse el infarto, la mayoría de los pacientes tenía coágulos (trombos) dentro de la arteria responsable de infarto.

Con esto se demostró que el infarto se producía porque el acúmulo de grasas dentro de una arteria (o placa ateromatosa) se complicaba, se rompía y sobre era rotura se formaba un coágulo que llegaba a obstruir totalmente la arteria, disminuyendo el flujo (el riego), hacia el territorio más distal, es decir, al músculo que hay por delante de donde está la obstrucción.

La certeza de que un paciente padezca un infarto agudo de miocardio, se basa en tres datos:

- Presencia de dolor en el pecho. El dolor es parecido al de la angina de pecho

- Elevación de enzimas. Son sustancias que normalmente están dentro de las células, pero que al producirse la falta de riego hace que las células se rompan, se mueran y liberen todas las sustancias que tienen en su interior. Estas sustancias pasan a la sangre y son detectadas con los correspondientes análisis. Una de estas sustancias o enzimas es lo que se llama como CPK (creatinfosfoquinasa) cuya elevación es típica entre otras enfermedades del infarto agudo de miocardio.

- Cambios del electrocardiograma. Consisten en la aparición de corrientes de lesión o de necrosis (muerte celular) típicas. En función de la localización donde aparezcan estos cambios, así será la localización espacial del infarto o lo que es igual, en qué parte del corazón está el territorio infartado (en la cara anterior, en la cara inferior o en la cara posterior).


Volver al índice 

  3. Pronóstico
 
La enfermedad coronaria puede manifestarse de muchas formas, aunque estas son las tres principales:

- Como angina de pecho. Se trata de un dolor de pecho que dura menos de 15 minutos. Esto sucede en el 45% de los pacientes.

- Como infarto agudo de miocardio. Tiene lugar en el 42% de casos.

- Como una muerte súbita. Acontece en aproximadamente un 13% de los casos.


Volver al índice 

  4. ¿Qué consecuencias tiene?
 
Las principales consecuencias de la muerte de parte del músculo cardíaco son:

- Menos recursos para bombear la sangre. Que habrá menos músculo para bombear la sangre y, por tanto, se podrá entrar en lo que se llama la disfunción ventricular (la falta de fuerza del músculo), que impedirá realizar ejercicios importantes e incluso la actividad normal a las personas que hayan tenido un infarto de importancia.

- Riesgos de arritmias. La segunda consecuencia es que si por causa de la falta de riego se lesiona además el llamado tejido de conducción (en otras palabras, los "cables" por donde pasan los impulsos eléctricos que hacen que se contraiga el músculo del corazón), se producirá un bloqueo o arritmias. La necrosis o muerte de las células del músculo cardíaco también puede hacer que este músculo se rompa y acabe en una rotura de esa parte del corazón.

- Riesgo de pericarditis. Finalmente, la inflamación que acompaña al procedo de curación del tejido que se ha muerto, puede causar inflamación en las zonas de alrededor, ocasionando la inflamación de la cubierta que envuelve al corazón (también llamada pericarditis).

Al haberse quedado sin riego, una parte de la pared del corazón no se mueve. Esto puede facilitar que se formen coágulos en esa zona, que pueden, con el movimiento del corazón, ser enviados por las arterias a distintas partes del cuerpo, ya sean las extremidades, ya sea el cerebro u otros territorios.

4.1. La mortalidad del infarto
La mortalidad de un infarto depende de su localización, de la presencia de obstrucciones en otras arterias coronarias, de la cantidad de músculo que se haya muerto, de la edad del paciente y del tipo de tratamiento que se aplique.

Inicialmente fallecían más del 30% de los pacientes. Cuando se crearon las Unidades Coronarias y se ingresaron los pacientes con infarto en estas salas especiales, se evitó que muchos pacientes se muriesen de complicaciones o trastornos del ritmo cardíaco, en las primeras horas del infarto (como es la fibrilación ventricular).

Hoy día, la mortalidad puede ser tan variable como del 1 al 3% en aquellos pacientes que evolucionan sin complicaciones, hasta del 40% en aquellos que presentan mucha cantidad de músculo necrótico, es decir, mucha cantidad de músculo del corazón muerto. En general están por debajo del 10%.

La mayor mortalidad ocurre, no obstante, en las primeras horas tras recibir el alta. El período mas crítico son los siguientes 6 meses, disminuyendo el riesgo a partir del primer año. De ahí la importancia de valorar y estratificar el riesgo de los pacientes que han sufrido un infarto en el periodo inmediato tras el infarto, fundamentalmente en el primer mes.

Existe un tipo de infarto que se denomina infarto de miocardio con coronarias normales y que sucede en alrededor del 1 al 10% de los infartos. Se da sobre todo en varones jóvenes muy fumadores o en mujeres jóvenes con tratamiento anticonceptivo. En él, parece que juega un papel muy importante la producción de espasmo coronario y la formación de trombos en relación con el espasmo coronario.



Volver al índice 

  5. Tratamiento
 
El tratamiento del infarto debe de seguir una serie de pautas consistentes en:

- Hospitalizar al paciente.

- Darle los cuidados que precise una vez hospitalizado y tratar de normalizar el riego en el territorio que no lo tiene, es decir, en aquella arteria que está obstruida.

Para normalizar este riego en la arteria obstruida por un coágulo se han administrado y se han desarrollado dos tipos de tratamiento. Por una parte, el tratamiento farmacológico, es decir, mediante la administración de sustancias (trombolíticos) que lo que hacen es disolver el coágulo y normalizar el riego en esa parte del corazón. Esto se consigue entre el 50% y el 80% de los casos.

No obstante, este tratamiento tiene el riesgo de provocar complicaciones hemorrágicas o sangrado. Pero ha demostrado que puede disminuir el porcentaje de pacientes que mueren hasta cifras que en el momento actual son de alrededor del 10% como media.

El segundo tipo de tratamiento que pretende normalizar el riego en la arteria coronaria obstruida, es lo que se conoce como angioplastia coronaria. Esta es la denominación que recibe la recanalización mecánica de la obstrucción por el coágulo de la arteria.

Para ello se utilizan pequeños catéteres, que se llevan desde una de las arterias del paciente, sea en la pierna o sea en el brazo, hasta el propio corazón, y que colocados a nivel de la obstrucción e inflando un balón que lleva ese catéter en su extremo, se comprime el coagulo, y se abre desobstruye la arteria, con lo que el riego se normaliza.

Este tipo de tratamiento sólo se puede aplicar en hospitales que tengan la tecnología tan especial necesaria para efectuar estos procedimientos. Esta técnica ha demostrado su utilidad, de forma que ha conseguido reducir aún más la mortalidad de los pacientes con infarto, hasta cifras de alrededor del 5 y 6%.

Dr. D. Andrés Iñíguez

Jefe Asociado Cardiología-Hemodinámica

Fundación Jiménez Díaz


Volver al índice 

 Fecha de creación: 24/11/2000 18:58:40  
 Última actualización: 28/05/2008 16:04


El sistema cardiocirculatorio
(Vídeo en formato Flash, 372 kb)
comentarios

 Guardar en Área personal   Enviar   Imprimir   Inicio 
PULEVAsalud le proporciona información orientativa, que en ningún caso pretende sustituir la consulta de un médico. Acuda a él en caso de duda.

¿Sabías que PULEVA te ofrece leches adaptadas con la mejor calidad nutricional?
Conoce nuestro compromiso en www.compromisopuleva.es

PULEVA SALUD, S.A.
Política de privacidad | Accionistas
 
Regístrate en Pulevasalud.com y construye el portal a tu medida con los contenidos que más te interesen
Comparte tu experiencia sin lactosa
Avalado por la Sociedad Espanola de Medicina Interna